Qué tomamos?

¡Ideas de bebidas de frutas, refrescantes, veamos!

El agua es la reina de las bebidas hidratantes existentes. Esta compone más del 60% de del cuerpo humano y sus beneficios afectan de forma directa a nuestros músculos y huesos. Además, no solo es necesaria para la existencia humana, sino para prácticamente toda forma de vida.

El agua es la reina de las bebidas hidratantes existentes. Esta compone más del 60% de del cuerpo humano y sus beneficios afectan de forma directa a nuestros músculos y huesos. Además, no solo es necesaria para la existencia humana, sino para prácticamente toda forma de vida.

El organismo de las personas precisa de unas cantidades mínimas de agua para poder desarrollar correctamente sus funciones vitales. El cerebro, por ejemplo, no sería capaz de trabajar sin ésta, o los riñones, pues el agua se encarga de diluir sales y minerales a través de la orina, evitando así la formación de piedras.

Las bebidas de frutas, siempre son refrescantes

Agua con aloe vera

El agua nos hidrata, pero si, además, queremos añadir elementos promoverán nuestra salud, nada como probar agua con aloe vera. Sus numerosas propiedades la han convertido en una de las plantas medicinales por excelencia y, por ello, ha comenzado incluso a comercializarse una versión filtrada del jugo del aloe vera. Esta planta está repleta de antioxidantes y tiene propiedades regenerativas; nos ayudará a desintoxicar el intestino y a estimular el crecimiento celular y la reparación de las heridas.

Zumo de remolacha

Este “caramelo de la naturaleza” es increíblemente beneficioso para nuestro organismo. Podemos consumir remolacha de las más variopintas formas, pero hacer zumo de remolacha nos aporta una gran cantidad de nutrientes: vitaminas A, B, C, ácido fólico, antioxidantes, aminoácidos, minerales como el calcio, el magnesio, el hierro, el potasio, el fósforo o el sodio, fibras solubles e insolubles, hidratos de carbono, azúcares y agua. 

Agua de coco

Beber agua de coco natural, esto es, extraída de un coco real es mucho más saludable que las versiones comercializadas en botella que probablemente lleven, además, azúcar. El agua de coco, la natural, es baja en sodio y rica en potasio y nos ayuda a hidratarnos de una forma mucho más completa que el agua. Su sabor es ligeramente salado y, como curiosidad, durante la Segunda Guerra Mundial, era utilizada para dar transfusiones de plasma de emergencia por sus propiedades isotónicas.

J.R. Cordero

Periodista, escritor. Amante de la poesía, la buena música y el queso. Especialista en contenidos digitales. + info

Más Noticias

Más Noticias