Qué tomamos?

Descubre por qué debes llevar estas 2 bebidas naturales al gym

La actividad física complementa cualquier régimen alimenticio tanto para mantenernos dentro de nuestro peso ideal, como para perder algunos kilos. Durante y después del entrenamiento es necesaria una buena hidratación. Aquí te decimos cuáles son las mejores bebidas para ello

La actividad física complementa cualquier régimen alimenticio tanto para mantenernos dentro de nuestro peso ideal, como para perder algunos kilos. Durante y después del entrenamiento es necesaria una buena hidratación. Aquí te decimos cuáles son las mejores bebidas para ello

Con agua de coco y jugo de remolacha (betabel) te puedes reponer rápidamente de un fuerte entrenamiento. ¿Por qué? Porque la primera puedes usarla como bebida isotónica y la segunda, como ayuda en el rendimiento físico y parar superar rápidamente la fatiga muscular.

(Foto de portada: Markus Winkler en Unsplash)

El jugo de remolacha será tu mejor aliado en el gym / Foto de K15 Fotos en Unsplash

El agua de coco aporta azúcares, vitaminas, minerales, aminoácidos y fitohormonas, entre ellos destaca el potasio, uno de los minerales que debes reponer tras la actividad física. Además, aporta glucosa y sodio también como electrolitos principales. Gracias a ello te evita calambres. El agua de coco se obtiene de los cocos verdes (que ya tienen 6 o 7 meses de edad), porque al madurar, el líquido pasa a formar parte de la pulpa.

De la remolacha se ha demostrado, a través de estudios, que aporta nitratos que se convierten en óxido nítrico en nuestro organismo. Este óxido sirve de vasodilatador, lo que contribuye a aumentar el flujo sanguíneo muscular y a llevar más oxígeno al músculo. Todo esto redunda en una recuperación más rápida e incluso se ha señalado que contribuye a mejorar el rendimiento en una competencia. Para obtener mayores beneficios debes tomarlo entre 2 y 3 horas antes del ejercicio.

Puedes hacer un jugo de remolacha, zanahoria y limón, licuando lo siguiente:
500 ml de agua de coco (si no tienes, usa agua mineral)
1 remolacha lavada, pelada y picada en trozos
1 zanahoria lavada, pelada y picada en trozos
El jugo de un limón
Si te molesta la fibra, puedes colarlo. Agrega estevia (si lo necesitas).

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Más Noticias

Más Noticias