Descubre la fórmula perfecta para disfrutar de un relajante y refrescante Gin Tonic

Descubre la fórmula perfecta para disfrutar de un relajante y refrescante Gin Tonic

Este cóctel súper popular se compone de dos ingredientes: agua tónica y ginebra. Una bebida simple, pero que se cubre de un halo mítico porque era la bebida de las tropas del Imperio Británico en la India. Aquí te contamos por qué era tan popular entre los soldados al servicio de la corona, además de cómo hacer un Gin Tonic clásico y uno con un ingrediente especial  

Entre el siglo XIX y principios del siglo XX, el gin tonic era el trago preferido de los soldados británicos porque contiene agua tónica. Sucede que esta agua carbonatada tiene quinina, compuesto natural proveniente de la India con propiedades analgésicas y digestivas, que también se usaba contra la malaria, enfermedad que diezmaba tropas europeas en las zonas tropicales.

(Foto de portada: Foto de Fiesta creado por wirestock - www.freepik.es)

Usa vasos o copas de boca ancha / Foto de Anna Pyshniuk en Pexels

El agua tónica fue creada por el suizo Jacob Schweppe en el siglo XVIII,  mientras que la ginebra es oriunda de los Países Bajos, donde se tomaba desde el siglo XVI y se destilaba de la baya de enebro. Ambas bebidas son parte del sencillo, pero refrescante y relajante cóctel Gin & Tonic o gin tonic.

Para hacer un clásico Gin & Tonic vas a necesitar:
200 ml de tónica
50 ml de dry gin
Cubos de hielo 
Decoración: una rodaja de pepino o de lima o limón con hojitas de menta o yerbabuena.

¿Cómo se prepara? Debes llenar con hielo un vaso de boca ancha o una copa globo. Luego coloca la ginebra y finalmente el agua tónica. Remueve sólo un par de veces, para no eliminar las burbujas. Decora. 

Del gin tonic se han hecho muchas versiones con ligeros cambios de la receta original. Una que vale la pena que pruebes es esta:

45 ml de ginebra
180 ml de tónica suave
1 cucharadita de aceite de oliva extra virgen
2 frambuesas y 2 moras
Azúcar y aceite de oliva para escarchar

¿Cómo se prepara? Coloca un poco de aceite de oliva en un plato y azúcar en otro: impregna la boca de la copa o vaso con el aceite y luego con el azúcar. Ponla en el congelador o freezer por unos minutos. Llena el vaso o copa hasta ¾ de su capacidad con el hielo. Vierte la ginebra, luego la tónica y el aceite. Revuelve y decora con las frutas.

Karla Sofía Espinoza

Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias