Qué tomamos?

¿De verdad sabes preparar té? Conoce cómo hacerlo correctamente

Preparar té es un arte, pero también tiene su ciencia. En el Día Internacional del Té, te revelamos cuánto tiempo debes dejar reposar el té y cuándo agregar el azúcar o la leche  

Preparar té es un arte, pero también tiene su ciencia. En el Día Internacional del Té, te revelamos cuánto tiempo debes dejar reposar el té y cuándo agregar el azúcar o la leche  

Primero que nada, aunque la palabra se usa indiscriminadamente para toda bebida caliente con hojas, flores, cortezas o semillas, el sólo se hace con las hojas procesadas de la planta Camellia sinensis. Y, dependiendo del tiempo de cultivo, cosecha y procesamiento, las hojas de esta planta dan origen a varios tipos de , como el verde, negro o blanco.

¿Cómo se llaman las otras bebidas que parecen ? Infusiones o tisanas. 

(Foto principal: Photo by Joni Ludlow on Unsplash)

Calcula 1 cucharadita de hojas de té por cada taza / Photo by 五玄土 ORIENTO on Unsplash

El comenzó a cultivarse y consumirse en China como medicina. Eso fue unos mil años antes de Cristo. Luego su consumo se extendió más allá de la medicina (recuerda que contiene sustancias estimulantes). Pero fue en el siglo XVI (1501-1600) cuando el llegó a Europa con los navegantes portugueses y pocas décadas después ya era la bebida tradicional en Gran Bretaña.
Y es precisamente de Gran Bretaña de donde vienen las instrucciones para hacer correctamente una buena taza de .


1. La calidad

George Orwell (sí, el autor de 1984 y Rebelión en la granja) ya lo decía en un artículo en el Evening Standard en 1946 (A nice cup of tea): para obtener una buena taza de se debe comenzar con un producto de calidad. Entonces, él recomendaba el proveniente de la India o Ceylán (actualmente Sri Lanka). Así que, si quieres un buen , no escatimes en calidad.

2. La tetera

La tradición inglesa manda que no lo prepares directamente en la taza, sino en una tetera, la cual debes calentar antes de preparar el . Esto se hace vertiendo agua muy caliente en la tetera y moviéndola para que el agua caliente todo el interior del envase. Desecha el agua y de inmediato coloca las hojas de : 1 cucharadita por cada taza que vas a servir, más una extra “para la tetera”. 

“A todos los verdaderos amantes del té no sólo les gusta su fuerte, sino que les gusta un poco más fuerte con cada año que pasa”, escribió Orwell en su artículo. Así que siéntete libre de agregar unas cuantas cucharaditas más.

3. El agua

Agrega agua hirviendo a las hojas en la tetera. Remueve un poco. Tapa el recipiente y ahora sí, deja infusionar por 5 minutos (en el caso del verde 3 son suficientes). 

4. Sin azúcar

Sirve el té en las tazas (que también puedes enjuagar en agua caliente como la tetera). Allí, ya podrás agregar el endulzante, aunque, según Orwell, la gracia del es que es amargo y como tal debes disfrutarlo sin azúcar, porque si no pierde su sabor auténtico. Pero claro, ese era Orwell, tú añade la cantidad de azúcar que más te haga feliz.

Y si quieres probarlo con leche, científicos (¡ingleses por supuesto!) de la Universidad de Loughborough descubrieron, en 2003, que es mejor colocar la leche en la taza antes de verter el , porque hacerlo al contrario afecta el sabor del y las proteínas de la leche pierden estructura y forman una capa en la superficie de la bebida.

Los químicos de la Universidad de Loughborough también recomendaron tomar el a 60º C y 65º C (¡rigurosos estos ingleses!).

5. Sólo disfruta

Ya fuera de toda formalidad, si quieres disfrutar del , pero sólo dispones de bolsitas de y no tienes tetera, pues relájate. Simplemente prepáralo en un recipiente diferente a la taza, debidamente enjuagado en agua caliente. Debe ser de cerámica o porcelana con tapa (al igual que la tetera, si es que la tienes. Las teteras de plata no conservan bien el calor). Usa tantas bolsitas como tazas necesites (más la extra): cada bolsita es una cucharadita. Espera los 5 minutos y ¡disfrútalo!

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Más Noticias

Más Noticias