Qué tomamos?

2 formas diferentes de hacer limonada caliente

Seguro que pensarás que sólo hay una manera de hacer limonada: exprimir el limón y agregar azúcar al agua caliente. Pues no, también puedes agregar un poco de corteza para profundizar el sabor. ¡Toma nota!  

Seguro que pensarás que sólo hay una manera de hacer limonada: exprimir el limón y agregar azúcar al agua caliente. Pues no, también puedes agregar un poco de corteza para profundizar el sabor. ¡Toma nota!  

Con limón se hacen unas ricas bebidas calientes, con las que puedes calentarte en noches frías o tomar para comenzar el día. Aquí te enseñamos a darles un toque diferente porque les agregamos un poco de corteza.

El té de corteza actúa como digestivo

Al añadir corteza de limón rallada o la corteza entera le das un sabor extra que se debe al limoneno, que es una sustancia presente en la piel de los cítricos y que se usa en la industria alimenticia para dar un más fuerte sabor a limón.

*Té de cáscara de limón
½  de litro de agua 
La cáscara de 1 limón
El jugo de 1 limón
Miel (opcional)

Calienta el agua, cuando hierva coloca la cáscara y déjala al fuego 10 minutos. Retira del fuego y espera que se entibie (a una temperatura que puedas tomarlo). Agrega jugo recién exprimido a la taza de infusión que vas a consumir de inmediato y, si lo requieres, endulza con un toque de miel. 

*Infusión con limón rallado
2 tazas de agua caliente
Medio limón congelado
Miel

Lava bien un limón y déjalo en el congelador hasta el día siguiente. 

Calienta el agua y deja que hierva. Ralla medio limón (con corteza incluida) y agrégalo al agua. Después de 5 minutos, retíralo del fuego y tapa la taza mientras se infusiona durante 3 minutos. Puedes tomar con un toque de miel.

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Más Noticias

Más Noticias