Quemadores

Fáciles y gustosas: albóndigas keto a la italiana ¡suculentas!

Sigas o no la dieta cetogénica (alta en grasa y baja en carbohidratos) estás albóndigas estilo keto son estupendas para comer tanto solas como con una sana guarnición como vegetales o papas al vapor. ¡Anímate a prepararlas!  

Sigas o no la dieta cetogénica (alta en grasa y baja en carbohidratos) estás albóndigas estilo keto son estupendas para comer tanto solas como con una sana guarnición como vegetales o papas al vapor. ¡Anímate a prepararlas!  

Estas albóndigas hechas en estilo keto a la italiana tienen un alto valor nutricional, son muy proteicas y favorecen una mejor digestión, por lo que su preparación no tiene desperdicio, ya que entre otras bondades son muy fáciles de hacer.

(Foto principal:  Emiliano Vittoriosi on Unsplash)

Las haces con tu carne preferida / Photo by Sylvester Mambwe on Unsplash

Para hacer estas albóndigas keto a la italiana vas a necesitar:
400 g de carne molida (picada) de tu preferencia
400 g de tomates enteros en lata
200 g de espinacas frescas
140 g de queso mozzarella
55 g de queso parmesano molido
55 gramos de mantequilla
1 huevo
3 cucharadas de aceite de oliva
2 cucharadas de perejil fresco picado
½ cucharada de albahaca seca
1 cucharadita de ajo en polvo
1 cucharadita de sal
½ cucharadita de cebolla en polvo
½ cucharadita de pimienta negra molida

¿Cómo se preparan?
En un recipiente, mezcla la carne molida con el huevo, el queso parmesano, la sal y el resto de las hierbas. Deja reposar unos minutos para que absorba el sabor de los ingredientes. Con las manos húmedas, arma las albóndigas con movimientos circulares.

En una sartén grande, calienta el aceite de oliva a fuego medio. Ya caliente, coloca las albóndigas y saltéalas hasta que queden totalmente doradas.

Cuando las albóndigas estén cocidas, baja el fuego y agrega el contenido de la lata de tomate. Cocina por al menos 15 minutos removiendo ocasionalmente para luego añadir el perejil.

En otra sartén derrite la mantequilla, a fuego medio, y fríe las espinacas por no más de dos minutos y removiendo constantemente. Agrega esta preparación a las albóndigas previamente cocinadas. Echa sal y pimienta al gusto.

Por último, cubrir con queso mozzarella, preferiblemente en cubos y espera a que se derrita sobre las albóndigas con las espinacas antes de servir.
 

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Más Noticias

Más Noticias