Endúlzate en esta Cuaresma con buñuelos de calabaza ¡sin gluten!

Endúlzate en esta Cuaresma con buñuelos de calabaza ¡sin gluten!

Se hacen con puré de calabaza al que se le da forma con la ayuda de maicena o almidón de maíz, se fríen y luego se rebozan en azúcar y canela. Los buñuelos de calabaza valencianos son el postre ideal para la Semana Santa  

Estos ricos buñuelos se consiguen desde marzo hasta octubre por todos lados de Valencia, España, pero los puntos altos de su consumo van del 14 al 19 de marzo, durante la celebración de las Fallas, y durante la Pascua. Aquí te damos la receta para que tú también los disfrutes en la Cuaresma.

(Foto de portada: Imagen de Marjon Besteman-Horn en Pixabay)

Se rebozan en azúcar y canela / Imagen de Fernorein en Pixabay

Estos buñuelos fritos surgieron al calor de las Fallas de Valencia, por allá por el siglo XVIII. A las damas valencianas se les ocurrió que mientras se quemaban los monigotes en las calles, se podría pasar el momento comiendo algo que fuera rápido, fácil y muy barato. 

Estas masas se hacen en buñoleras callejeras y se acompañan con chocolate caliente. Al principio no eran de calabaza. Siglos después de instauradas las Fallas, a los valencianos se les ocurrió hacer bunyols de carabassa y resultaron en una “comida rápida” dulce y perfecta para la primavera.

Para hacer unos buñuelos de calabaza vas a necesitar:
250 g de puré de calabaza (zapallo, auyama o ahuyama)
160 g de almidón de maíz (maicena)
50 g de azúcar moreno
1 huevo grande
1 cucharadita de polvo de hornear apto para celíacos (receta al final)
Azúcar y canela, para rebozar 

¿Cómo se preparan?
Corta la calabaza y hornéala a 180º C hasta que esté tierna (debe tomar entre 1 o 2 horas) y con ella haces un puré con la ayuda de la licuadora o un procesador. Otra manera es hervir la calabaza, dejar que se ablande, colarla para escurrir el agua y luego hacer el puré. Con el primer método queda mucho mejor y con más sabor y sustancia. Lo importante es hacer el puré.

Colocas en un recipiente el puré y le agregas el azúcar más la maicena y el polvo de hornear tamizados.

Bate el huevo y lo agregas a la masa de puré y maicena. Mezcla todo hasta que se haya integrado. Haz bolitas con esa masa y las fríes en aceite vegetal bien caliente. Cuando esté doradas las sacas de la sartén y las pones sobre toallas de papel absorbente para eliminar el exceso de grasa. Luego las rebozas en una mezcla de azúcar y canela (pones el azúcar y la canela en un plato hondo y pasas los buñuelos por esta mezcla para que se les adhiera).

*El polvo de hornear apto para celíacos se hace con: 50 g de bicarbonato de sodio, 25 g de almidón de maíz (maicena) y 50 g de cremor tártaro. Mezcla bien. Guarda en un frasco limpio con tapa, en un lugar seco.
 

Karla Sofía Espinoza

Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias