Aprende a hacer un perfecto caldo de pollo ¡como los chefs profesionales!

Aprende a hacer un perfecto caldo de pollo ¡como los chefs profesionales!

Aquí te enseñamos una versión de la técnica de Le Cordon Bleu, la escuela de cocina más famosa del mundo, para preparar un buen caldo de pollo. Te puede servir como base para una rica receta o para devolverle la energía a un enfermo o convaleciente  

Para preparar un plato salado no hay nada mejor que tener los ingredientes a la mano y uno de los insumos que más se requieren son los caldos, ya sea de pollo, carne, pescado o verduras. A continuación, te enseñamos cómo hacer un caldo de pollo concentrado y tan delicioso que lo puedes consumir como entrada o como una rica cena.

(Foto de portada: Foto de Comida creado por azerbaijan_stockers - www.freepik.es)

Puedes usarlo para elaborar otras recetas o para consumirlo como entrada, cena o almuerzo / Foto de FOX en Pexels

Para hacer este caldo de pollo vas a necesitar:
1 kilo de huesos de pollo, incluido el carapacho o carcasa
1 cebolla grande
2 o 3 zanahorias cortadas en trozos
2 ramas de apio picadas
6 granos de pimienta entera
3 clavos de olor enteros
1 bouquet garni
4 litros de agua

¿Cómo se prepara?
Echa los huesos de pollo en una cacerola con la cebolla, zanahoria y apio. Agrega la pimienta, clavos de eolor, el bouquet garni y el agua.

Lleva todo a ebullición y deja hervir entre 2 y 3 horas. Retira la espuma de la superficie con frecuencia. Vierte el caldo en una olla limpia, pasándolo por un colador y deja que enfríe. Guárdalo en la nevera por una noche y luego podrás retirar la grasa de la superficie. Da 1,5 a 2 litros.

* Para hacer el bouquet garni: enrolla la parte verde de un puerro alrededor de una hoja de laurel, una ramita de tomillo, unas hojas de apio y ramas de perejil. Ata todo con un cordel y deja un extremo largo para sostenerlo del asa de la olla y retirarlo con comodidad.

* Para congelar el caldo: retira la grasa y hierve el caldo. Deja que enfríe y viértelo en varias tazas (puedes guardarlo por porciones) o también puedes usar una cubitera o hielera. Puedes guardar los cubitos en el congelador, en una bolsa sellada, hasta por seis meses.
 

Karla Sofía Espinoza

Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias