3 trucos para caramelizar la Creme Brulée sin soplete

Difícil de creer, pero el 22 de julio es el Día de la Creme Brulée, el rico postre cremoso con una fina capa de caramelo en su superficie. Aquí te damos unos trucos para que consigas esa capa de caramelo crujiente si no cuentas con un soplete o antorcha  

Yemas de huevo, azúcar, crema, vainilla y caramelo son los componentes de este postre cremoso, tan delicioso y emblemático que catalanes y franceses se disputan su creación. La Creme Brulée existe desde, por lo menos, 1691, que es cuando se registra por primera vez una receta de esta crema de vainilla en un libro escrito por Francois Massialot.

(Foto principal: Photo by Alex Munsell on Unsplash)

En ese libro, que lleva por título Nouveau cuisinier royal et bourgeois, el cocinero explica que “hay que endulzar bien por encima, además del azúcar que ponemos en la crema: sacamos la paleta del fuego, muy roja, y quemamos la crema, para que adquiera un bonito color dorado”.

En el mundo moderno la Creme Brulée se carameliza con soplete / Photo by Tania Mousinho on Unsplash

Antiguamente, la superficie de la Creme Brulée se quemaba con un atizador de hierro enrojecido por el fuego y que se pasaba a pocos milímetros de la superficie. En el mundo moderno se hace con un soplete de cocina, más pequeño que el que usan los herreros o soldadores. Pero, ¿cómo lograr esa superficie caramelizada sin soplete o antorcha?

Opciones para hacer el caramelo de la creme brulée sin soplete o antorcha

Antes de caramelizar la superficie, debes esperar que la Creme Brulée esté bien fría, es decir refrigérala por al menos 2 horas. Luego cubre la superficie con una capa de azúcar, sin dejar espacio libre. Después, aplica alguno de estos trucos:

1. Si hiciste la crema en moldes medianos o grandes, entonces toma una espátula ancha, como las que se usan para cortar los pasteles o si lo prefieres una de las que se usa en ferretería (cómprala y úsala en la cocina, te sale más barato que un soplete). Todo lo que tienes que hacer es calentarla al fuego y luego presionarla contra el azúcar en la superficie de la crema. Te recomendamos una espátula ancha porque abarca más área y debes entender que no puedes repasar la superficie que acabas de quemar.

2. Si repartiste la crema en moldes individuales, lo que hiciste en el punto anterior es más sencillo con una cuchara: caliéntala en la estufa y la pasas por encima del azúcar. Cada vez que la vayas a llevar al fuego, lávala. Ojo: no puedes repasar la superficie con la cuchara, porque si no, vas a levantar el caramelo, así que es una labor que toma unos cuantos minutos su has llenado varios moldes. En resumen, calienta la cuchara, presiónala  contra el azúcar, lava y calienta de nuevo.

3. Sin importar el tamaño del molde puedes caramelizar la creme brulée en el horno. Enciende el horno y pon la temperatura más alta, luego rocía un poco de agua sobre el azúcar que esparciste en la superficie. Introduce las cremas en el horno y déjalas apenas unos minutos.

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias