Noticias

Aplica estos Trucos de repostería casera, te van a encantar 

Hornear es sinónimo de diversión, y disfrutar después de postres caseros realizados por nosotros mismos, ¡todavía es mejor! Pero eso no quiere decir que a veces la repostería no sea una gran inversión de tiempo y signifique terminar con la cocina hecha un desastre.

Hornear es sinónimo de diversión, y disfrutar después de postres caseros realizados por nosotros mismos, ¡todavía es mejor! Pero eso no quiere decir que a veces la repostería no sea una gran inversión de tiempo y signifique terminar con la cocina hecha un desastre.

Por eso hoy queremos revelarte algunos trucos de repostería que todo amante del dulce debería conocer, para hacer más llevadero y genial este momento de diversión. Recuerda que debemos disfrutar el arte culinario, porque es eso, el arte de dsifrutar y comer.

La repostería casera te dará muchos placeres

1. ¿No tienes una bandeja para hornear tus cupcakes?

Si no tienes a mano una bandeja para muffins o cupcakes, es posible que las cápsulas se deformen al hornear. Para evitarlo, puedes poner cada cápsula dentro de un cortador o aro de emplatar pequeño. Otra opción es llenar la bandeja del horno de arroz y acomodar las cápsulas hundiéndolas en el arroz, así éste impedirá que se deformen al verter la masa dentro.

 

2. ¿Quién dijo que cascar un huevo es fácil?

Vale, que no necesitas ser ingeniero para abrir un huevo… Pero reconocerás que cada vez que al hacerlo se te cae un trozo de cáscara dentro del bol, te cuesta una eternidad retirarla. Pues eso no te pasará nunca más si antes te mojas la mano. Con los dedos mojados, podrás atrapar el trocito de cáscara a la primera y sin más complicaciones.

3. Galletas siempre crujientes

Para mantener las galletas crujientes y perfectas, consérvalas dentro de una lata de aluminio. Pero si además añades una rodaja de manzana, ¡aguantarán todavía mucho más!

 

4. Horror!! No tengo harina!!!!

Espera, no salgas corriendo al supermercado en pijama y sin peinar… Busca en la despensa y seguro que tienes avena o cualquier otro cereal. Puedes molerlo muy fino en una picadora y después tamizarlo, así tendrás tu propia harina casera, que además añadirá sabor extra a tu postre.

5. ¿No tienes un rodillo a mano?

Si alguna vez tienes que preparar algo estando de vacaciones o fuera de casa, es posible que no tengas un rodillo a mano. En su lugar puedes utilizar una botella de vino o cualquier botella redonda de cristal para estirar las masas.

J.R. Cordero

Periodista, escritor. Amante de la poesía, la buena música y el queso. Especialista en contenidos digitales. + info

Más Noticias

Más Noticias