Noticias

¿Se te daña o seca el jengibre? Conoce estos 3 trucos para mantenerlo fresco

El jengibre es una planta cuyo rizoma es especialmente usado en la preparación de deliciosas recetas y hasta en la medicina milenaria. Se ha convertido en el secreto para aromatizar y dar un sabor fresco, cítrico y algo picante a las comidas.

El jengibre es una planta cuyo rizoma es especialmente usado en la preparación de deliciosas recetas y hasta en la medicina milenaria. Se ha convertido en el secreto para aromatizar y dar un sabor fresco, cítrico y algo picante a las comidas.

El jengibre es una raíz o rizoma se puede conseguir en los mercados de todo el mundo, pero si no tiene una buena conservación suele secarse rápidamente y hasta llenarse de moho, lo que nos hace perder dinero y a veces obviar este ingrediente en nuestras recetas.

Para que esto no vuelva a sucederte sigue estos fáciles consejos:

1. En agua: una forma sencilla de conservar el jengibre es refrigerarlo en agua. Para ello busca un frasco alto y de boca ancha con tapa, esterilízalo hirviéndolo en agua por 15 minutos.

Jengibre

Mete el jengibre en el frasco sin pelar, y llena con agua potable, tapa muy bien el frasco y refrigera. Cada vez que vayas a usar el jengibre solo saca la cantidad necesaria y vuelve a refrigerar.

2. Congelado: mantener a baja temperatura el jengibre te ayudará a que perdure por mucho tiempo. Pica el jengibre en trozos medianos  y en ruedas finas, envuelve  con papel film los trozos medianos y mete en una bolsa de cierre hermético las ruedas.

Mete en el congelador y cada vez que necesites usa de los trozos medianos o rueditas. Esta técnica hará que tu jengibre se mantenga fresco por mucho tiempo y en las mejores condiciones.

3. Deshidratado: una forma ancestral de conservar los alimentos es secarlos, que significa quitarles los líquidos o humedad natural. Y la mejor manera es como lo hacían nuestros antepasados, al sol.

Solo debes pelar y cortar en ruedas cada raíz, colocar en bandejas de aluminio y dejar bajo el sol durante 5 a 7 días, dependiendo de tu zona climática. Por las noches resguarda por el cambio de temperatura. Luego conserva en bolsas plásticas o frascos de vidrio a temperatura ambiente, puedes también pasarlo por un molinillo para obtener polvo.

Con estos increíbles trucos el jengibre no se dañará más nunca, y podrás mantenerlo fresco, ideal para la preparación de platillos dulces, salados y hasta en remedios caseros y naturales.

Marian Avila

Periodista y contadora de historias desde hace más de 20 años, fanática de la palabra y del estudio de la comunicación. Experta en ecosistemas digitales y medios, seguidora de los hechos que mueven a las personas y el mundo, amante de la cocina y del placer de un buen plato.+ info

Más Noticias

Más Noticias