Noticias

Por fin, ¿quién fue el genio que inventó las papas fritas?

En inglés se les llama french fries (francesas fritas), en alusión a su supuesto origen. La historia más popular, aunque no verificada, es que esta receta se originó en la Bélgica francófona, hace más de 300 años, cuando los habitantes de una aldea se quedaron sin pescados para freír y frieron lo que tenían a mano: unas papas  

Por fin, ¿quién fue el genio que inventó las papas fritas?
Por fin, ¿quién fue el genio que inventó las papas fritas?

El origen de las ricas papas o patatas fritas es como la historia de todas las recetas populares, deliciosas y centenarias: confuso e incierto. Pero así se quedaría sino fuera porque Bélgica reclama ser la tierra donde comenzaron a freírse las papas, por lo que desea que la Unesco reconozca las papas fritas acompañadas de mayonesa como parte de su Patrimonio Cultural.

Lo primero que hay que contar es que las papas son un tubérculo oriundo de Suramérica, concretamente de los Andes, en la región entre Bolivia, Perú y Chile. A Europa llegaron con los españoles y, tal como sucedió con los tomates, tomó un poco de tiempo para que los europeos le sacaran provecho en la cocina.

(Foto de portada: Marco Fischer en Pexels)

Ahora se fríen y se aromatizan con hierbas / Photo by Elena Mozhvilo on Unsplash

Uno de esos casos ocurrió entre los habitantes del pueblo de Namur, a 63 km de Bruselas, en Bélgica, quienes solían comer pescado frito, producto de la pesca en el río Mosa. Pero un invierno, el río se congeló y no hubo peces para freír, así que cortaron papas y las frieron en grasa. Así supuestamente habrían nacido las papas fritas, en 1680. 

¿De dónde salió que eran “francesas”? Como alimento común en Bélgica, los locales las ofrecieron a los soldados extranjeros durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918) y éstos las llamaron french fries porque provenían de un pueblo que hablaba francés.

Realmente francesas
Pero en Francia alegan que sí son francesas, que son una creación nacional, nacida entre los vendedores ambulantes en Pont Neuf, en París, en el siglo XVIII, luego de la revolución (en 1789). Años después apareció una reseña de cómo hacer papas fritas en un famoso recetario francés de la época, en el que incluso se explicaba cómo hacer doble fritura para que quedaran crujientes por fuera y suaves por dentro. Eso sí, para la época las papas fritas se hacían en rodajas, no en bastones.

Las formas alargadas o bastones llegaron entre 1860-1870, cuando en recetarios franceses y belgas se recomendaba una forma cuadrada o rectangular para lograr un mejor acabado y también para rendir más las porciones.

Por esa misma época, por la década de 1850, fue que los ingleses “casaron” las papas fritas con el pescado frito y se hizo el famoso fish & chips, que se vende en cucuruchos o conos de papel y que se había convertido en la comida rápida de la clase trabajadora.

Fue a principios del siglo XX que las papas fritas explotaron con su sabor en América, tanto así que han terminado en años recientes como una de las comidas favoritas en Estados Unidos: cada estadounidense consume actualmente un promedio de 15 kilos al año.

La capital mundial de las papas fritas
Sin embargo, la capital mundial de las papas fritas no está en Francia, Bélgica o Estados Unidos. Se encuentra en Canadá, en la ciudad de Florenceville-Bristol, donde está la sede de McCann Foods, uno de los mayores fabricantes de papas congeladas del mundo, el cual además tiene un museo dedicado a esta especialidad: Potato World. 

El vínculo de Canadá con las papas fritas es aún más profundo. En la provincia de Quebec, en Canadá, desde la década de 1950, se instaló la costumbre de comer papas fritas con requesón y salsa en un plato llamado Poutine, que se ha convertido en su emblema nacional. 

Por supuesto que las papas fritas están en todos lados. En América Latina se usan unas muy pequeñas que complementan las salsas que se usan para acompañar hamburguesas y perros calientes. También son guarnición obligada de cortes de carnes y pollos.

Valga decir que las papas fritas tienen tantas versiones como países en el mundo: papas “fritas” al horno, en gajos, salchipapas, con chile, chorrillana (de Chile y cubiertas con salchichas y carnes), chips (las redondas muy finas), las onduladas (redondas con estrías), slap chips (con vinagre), entre muchas opciones.

Así que a estas alturas ya no importa quién las inventó, sino quién las hace más crujientes y cómo las quieres comer. ¡Buen provecho!

Fuentes: BBC.co.uk/food, www.rtbf.be , French Fried: From Monticello To The Moon (escrito por Charles Ebeling), La véritable histoire de la pomme de terre frite (en www.musee-gourmandise.be)
 

Karla Sofía Espinoza

Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias