Noticias

No deseches los tarros de vidrio: úsalos para conservar mejor tus alimentos

Mermeladas, encurtidos, dulces, chukrut, berenjenas en vinagre, en fin las posibilidades son muchas. Los frascos o tarros de vidrio son una maravilla para conservar alimentos, porque, entre otras razones, no cambiar el sabor del contenido. Aprende a esterilizarlos para usarlos ¡aquí te decimos cómo!

No deseches los tarros de vidrio: úsalos para conservar mejor tus alimentos
No deseches los tarros de vidrio: úsalos para conservar mejor tus alimentos

Empieza a recolectar los frascos de vidrio  de mermeladas, pepinillos, antipastos y cualquier otro encurtido que compres, porque te van a resultar útiles para conservar tus alimentos. Si no sueles comprar estas conservas, recuerda que los frascos de vidrio también se venden vacíos.

(Foto de portada: Photo by Jonathan Borba on Unsplash)

Son perfectos para las conservas / Photo by Louise Angeles on Unsplash

El vidrio es el material más confiable porque no altera el sabor de los alimentos que contiene, además como generalmente  los tarros llevan tapas enroscadas se garantiza la hermeticidad, lo que evita que el alimento se vea afectado por cambios repentinos de temperatura o corrientes de aire.

Además, si usas vidrio, contribuyes a la conservación del ambiente, porque aunque el vidrio tarda en degradarse de manera natural se puede reutilizar infinidad de veces. 

El mayor inconveniente con los contenedores de vidrio es que debes manejarlos con cuidado porque se rompen al caer. Pero como verás son mayores las ventajas.

Ahora, antes de usarlos debes esterilizarlos. Es una tarea muy fácil, pero (siempre hay un pero) debes hacerlo con cuidado porque vas a manejar material muy caliente. Así que protégete con manoplas y usa pinzas para manipular los frascos.

Procedimiento para esterilizar frascos de vidrio para conservas

1. Lava bien los frascos, sus tapas e incluso sus arandelas o gomas (si es que las tienen). Hazlo con agua y jabón. Retira cualquier resto de jabón de los materiales.

2. Colócalos (con tapas y arandelas) en una olla o cazo con suficiente agua que cubra el o los frascos. A partir del momento en que empiezan a hervir lo dejas al fuego durante 20 minutos.

3. Deja los frascos en el agua y sólo retíralos (con ayuda de una pinza) minutos antes de usarlos. Sácalos del agua y ponlos boca abajo sobre un paño o toalla limpia.

Consejo:
Esterilízalos poco antes de verter la conserva, es decir al secarse y aún calientes debes colocar el contenido (también caliente o tibio).
 

 

Karla Sofía Espinoza

Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias