Noticias

Los 4 secretos que te garantizan un caramelo perfecto para flanes

Existen algunos trucos para que el caramelo para los postres que haces en la estufa no te quede amargo, ni se cristalice, ni se queme, ni se endurezca. Aquí te decimos cómo evitar esos errores y te revelamos cómo hacer caramelo que podrás guardar y tener listo para usar en tus postres. ¡Toma nota!

Los 4 secretos que te garantizan un caramelo perfecto para flanes
Los 4 secretos que te garantizan un caramelo perfecto para flanes

Lo ideal al cocinar caramelo para flanes y otros postres es usar un termómetro para que las temperaturas de la cocción nos indiquen la fase en la que se encuentra nuestra preparación, pero si no tienes, entonces puedes recurrir a otros indicios para saber si ya está listo. ¡Toma nota!

(Foto principal: Photo by Michaela Baum on Unsplash)

Guarda el caramelo líquido en un frasco de vidrio / Foto de Daniela Constantini en Pexels


Advertencia: debes tener a mano todos los implementos para revisar el caramelo como te indicamos, porque, aunque lo cocines a fuego bajo, la cocción sucede muy rápido ¡en cuestión de minutos!

1. Jugo de limón

El truco para que el caramelo no se cristalice es agregar el jugo de medio limón a la mezcla de agua y azúcar al momento de llevarlo al fuego. 

2. No revuelvas

Pon la mezcla de agua, limón y azúcar en una olla a fuego bajo-medio. No se debe revolver. Debes esperar que se formen burbujas.

3. Burbujas pequeñas

Un indicio de que la mezcla está casi lista es el tamaño de las burbujas. Cuando la mezcla de agua, azúcar y limón comienza a hervir, se forman burbujas grandes. Pero a medida que cambia de color y progresa la ebullición, las burbujas se vuelven más pequeñas: lo que ves es prácticamente una espuma. En ese momento, está listo y puedes retirar del fuego. Si tienes termómetro, la temperatura del punto de caramelo de color ámbar es 145º C.

4. Perlitas

Pero si aún tienes dudas, existe una prueba infalible. Cuando se haya formado la espuma de burbujas, toma una cuchara o palo de madera y saca un poco del caramelo de la olla. Deja que caigan unas gotas de ese caramelo en un recipiente con agua (no necesitas un recipiente grande). Si el caramelo está listo, entonces se formarán unas bolitas (tipo caviar o perlitas) apenas entre en contacto con el agua (a temperatura ambiente).  Luego puedes tomar estas perlitas entre tus dedos y presionarlas: si están duras y quebradizas, entonces el caramelo está perfecto.

Truco para hacer caramelo líquido 

Aunque no lo creas, puedes hacer suficiente caramelo y guardarlo durante un mes para todos tus postres. Lo que debes hacer es mezclar: 400 g de azúcar, 1 taza de agua y el  jugo de 1 limón. Prepáralo siguiendo los trucos que te indicamos previamente.

Cuando esté listo, retíralo del fuego y de inmediato comienzas a agregar (en tres o cuatro tandas de unas pocas gotas) media taza de agua hirviendo. Debes hacerlo con sumo cuidado. Luego, deja que enfríe completamente y puedes esparcir un poco en el molde de flan o de pastel volteado (como los de piña o pera). Lo que te sobre, guárdalo en un frasco de vidrio para usarlo en posteriores preparaciones.
 

Karla Sofía Espinoza

Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias