Noticias

Las 6 claves para congelar y conservar la carne de manera correcta

Conservar la carne de la manera más segura es importante no sólo por una cuestión de sabores, sino también por un asunto económico y de salud: si lo haces de manera incorrecta perderás el dinero que has invertido, ya que el alimento se dañará y no será apto para el consumo. Aquí te damos algunas claves para que tengas éxito en esta tarea  

Las 6 claves para congelar y conservar la carne de manera correcta
Las 6 claves para congelar y conservar la carne de manera correcta

Por regla general, consume la carne dentro de los dos meses de haberla adquirido. También toma en cuenta que las carnes molidas o picadas se deben mantener congeladas 4 meses como máximo, mientras que las carnes cocidas soportan un máximo de 3 meses. 

(Foto principal: Emre Vonal en Pexels)

Compra carne fresca / Foto de Eiliv Aceron en Pexels


Cómprala fresca 

1. Adquiere carne lo más fresca posible y de calidad. Aunque la tentación de carne a punto de caducar en oferta es tentadora, si no la vas a preparar de inmediato, descarta esta opción. Para garantizar aún más su frescura, recuerda comprar la carne al final de tu compra en el supermercado.

2. Procura comprar carnes picadas o molidas que sean procesadas a tu vista, es decir no las compres previamente empaquetadas ya que no conoces la procedencia o estado de esa carne: escoge el corte o la pieza y que el carnicero la muela o pique en el momento. En caso de que la compres ya empaquetada, no la congeles, úsala de inmediato.

3. La temperatura es importante: la óptima es por debajo de -18 º C. Así que revisa las condiciones de tu congelador: coloca un termómetro entre los alimentos que tengas en el congelador, espera entre 2 y 5 horas para revisar la temperatura y si está por encima de -18º C, ajusta el termostato.

Empaqueta de nuevo

4. Al llegar del supermercado, congela la carne de inmediato: desecha el empaque del supermercado y vuelve a empaquetar. Preferiblemente corta o separa la carne en porciones y envuelve en plástico cada parte. Lo mejor de congelar en porciones es que podrás descongelar sólo lo que necesites en el momento. 

5. Si es posible, coloca las porciones envueltas dentro de un recipiente hermético (sea una bolsa o envase plástico especiales para congelar), pero si no lo tienes concéntrate en envolver muy bien cada porción y luego coloca cada una en una bolsa plástica y cierra esta de la manera más hermética posible. De esta manera evitas que la carne se queme por el frío: si algunas partes quedan expuestas, la carne se seca y deshidrata, lo que no es peligroso para tu salud, pero da un sabor desagradable.

6. Identifica cada paquete o porción con una etiqueta con el tipo de carne y la fecha de empaquetado. Así vas preparando la carne en orden cronológico.
 

Karla Sofía Espinoza

Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias