Noticias

¿Hierbas secas o frescas? Reconoce cuándo usarlas

No siempre dispones de hierbas frescas, así que apelas a las deshidratadas que consigues en el supermercado. Pero, ¿cuáles te dan mejor sabor? De entrada te decimos que no hay nada malo en usarlas juntas. Aquí te explicamos por qué  

¿Hierbas secas o frescas? Reconoce cuándo usarlas

Si cultivas tus propias hierbas, bien por ti porque te garantizas la calidad y cuidado en tus plantas. Pero si no tienes, puedes conseguirlas frescas en algunos mercados. Si no, puedes tener siempre tu provisión de hierbas deshidratadas. Pero ¿qué diferencia hay entre una y otra? Aunque parecen lo mismo, su uso es diferente incluso en cantidad.

(Foto principal:Foto de alleksana en Pexels)

Las hierbas secas son indicadas para las cocciones prolongadas / Foto de Anastasia Belousova en Pexels

¿Qué son las hierbas secas?

Son el producto de la deshidratación de las hierbas frescas. Como son deshidratadas se pueden conservar por semanas e incluso meses, al contrario de las frescas, que apenas duran algunos días. Además, la mayoría de las marcas de hierbas secas usan conservantes y otros químicos en sus fórmulas, así que procura las deshidratadas naturales.

Si vas a usar hierbas frescas en lugar de hierbas secas como recomienda una receta, debes añadir de 3 a 4 veces más cantidad de lo que requiere la receta y siempre debes agregarlas al final de la cocción.

 

 

¿Cuándo usar hierbas frescas?

Úsalas en los platos de cocción rápida, porque se degradan en recetas de cocción prolongada como asados. También son excelentes para ensaladas y salsas.

Cuando quieras utilizarlas en platos que llevarán mucho tiempo al fuego: agrégalas cuando ya esté por terminar la cocción o cuando haya terminado. Por ejemplo, la albahaca se agrega a la pizza luego de sacarla del horno. El cebollín o tomillo se añaden cuando se sirve la sopa o el pollo.

¿Cuándo usar hierbas secas?

Tienen un sabor más concentrado, pero necesitan pasar tiempo al fuego para liberar sus sabores y aromas. Es por eso que debes agregarlas al comienzo de la preparación. Pero si las quieres para sustituir las hierbas frescas, entonces debes usar menos cantidad (apenas un poco más de la mitad).

La solución

Lo ideal es que uses desde el principio de la preparación las secas y al final agregues un poco de las frescas. De esta manera le das profundidad y realzas los sabores de tu receta.
 

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias