Noticias

¿Gofres o waffles? Son lo mismo, pero diferente ¡descubre por qué!

Los waffles y gofres son el más claro ejemplo de cómo una receta recorre el mundo para evolucionar y convertirse en un clásico de la gastronomía mundial: pasaron de ser un pan de pobres a ser una delicia nombrada Patrimonio Cultural de Bélgica, y de ser un desayuno dulce a un fiel acompañante del pollo frito  

¿Gofres o waffles? Son lo mismo, pero diferente ¡descubre por qué!
¿Gofres o waffles? Son lo mismo, pero diferente ¡descubre por qué!

Los gofres (o gaufres, la palabra original en francés, o wafle, en idioma neerlandés) tuvieron que cruzar el Atlántico para transformarse en los bizcochos cuadriculados conocidos en el todo el mundo como waffles. Lo más significativo es que su fama se vio catapultada por un presidente de Estados Unidos, Thomas Jefferson.

Los gofres más parecidos a los que hoy disfrutamos vienen de Bélgica, que a su vez eran un paso más avanzado de los panes entre planchas de hierro que se hacían en varios lugares de Europa. Lo que distinguía a los “panes” de Bruselas era que los herreros belgas se dieron a la labor de forjar planchas cuadriculadas, imitando los diseños de las colmenas, para que la gente pudiera “rendir” la masa de los gofres.

(Foto de portada: Photo by Taisiia Shestopal on Unsplash)

Son ricos con crema y frutas /Photo by Svitlana on Unsplash

¿Por qué necesitaban rendir la masa? Porque quienes comían gofres en el siglo XVI eran personas de los más bajos estratos sociales. Los hacían con harina, sal y agua, y se comían sobre todo en los días festivos (que en aquel entonces siempre eran fiestas religiosas). Eran una especie de galletas u obleas que se comían como si fueran panes.

El Instituto Aux Gaufres de Bruxelles ha establecido que fue en algún momento de ese siglo que empezaron a llamarse gaufres, es decir es esa fecha la que marca el “nacimiento” oficial de los que serán los modernos waffles. En esa época ya aparecían “retratados” en pinturas, grabados y eran mencionados en algunos documentos.

Lo que no se ha establecido es cuándo y por qué pasan de los barrios pobres a ser un postre. Existen algunas fábulas que señalan a un obispo ordenando a su cocinero una receta dulce diferente. El cocinero resolvió con este pan tipo galleta, que el obispo no conocía, y al que agregó terrones de azúcar que se caramelizaron sobre las planchas. No hay reportes que den veracidad a esa historia, según los investigadores belgas, pero es claro que algún cocinero se atrevió a poner este pan galleta en una mesa aristocrática y su audacia tuvo éxito.

Con azúcar
Los historiadores señalan que aunque se originó en Bruselas, en el siglo XVIII se volvió popular entre las clases más pudientes la versión de Lieja porque, como aún se hace en el presente, se cocina con terrones de azúcar en las planchas. Valga decir que el azúcar no era un ingrediente barato para ese entonces.

Antes de que se volvieran un boom en la alta sociedad de los Países Bajos y Bélgica, los gofres ya habían desembarcado en América en el siglo XVII. Décadas después ya eran conocidos en varios estados de la unión y hasta se hacían festivales.

¿Cómo entra un político como Thomas Jefferson en el mundo de los gofres? Antes de ser presidente de Estados Unidos, Jefferson fue representante diplomático en Francia. Al regreso, llevó a Estados Unidos, según los archivos que aún se conservan en su residencia en Monticello, 4 planchas de gofres que compró en Ámsterdam, además de que en su biblioteca se encuentran 2 recetas escritas de gofres

Una de las recetas encontradas en la biblioteca Jefferson era de una emigrante holandesa residenciada en Nueva York, en la que explica que los ingredientes son levadura, mantequilla, harina y leche. “Algunas personas las comen espolvoreadas con azúcar y canela”, anotó.

Entonces hasta al presidente le gustaban los gofres, por lo que se supone alguna vez estuvieron en el menú de la Casa Blanca. 

¿De dónde viene la palabra waffles entonces? La palabra original como ya te dijimos era gaufres, en francés, mientras que la palabra neerlandesa era wafle, que finalmente en Estados Unidos se convirtió en Waffles

Aunque conocemos la versión almibarada de los gofres o waffles, en el sur de Estados Unidos los adoptaron para acompañar el pollo frito. El pollo con waffles es un clásico culinario de Estados Unidos.

¿Son todos iguales?
La mayoría de las waffleras contemporáneas se basan más en el modelo estadounidense: con cuadrícula, pero con figura cuadrada. Mientras que los gofres de Lieja son ovalados y los de Bruselas son rectangulares.

En general, todos llevan harina de trigo, levadura, azúcar (los de Bruselas llevan azúcar avainillada), agua, leche y algún tipo de grasa como mantequilla. Pero, los de Bruselas tienden a tener una textura más ligera y crujiente y se sirven con crema, chocolate o frutas; mientras que los de Lieja son más densos y dulces, porque tienen una capa acaramelada y se sirven con azúcar o canela. 

Los estadounidenses son un poco más delgados y son muy comunes en el desayuno con mantequilla y jarabes. Pero también son un acompañante del pollo frito en el plato Chicken and Waffles.

Y tú ¿cómo los prefieres?
 

Karla Sofía Espinoza

Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias