Noticias

Entérate a qué sabe el oro comestible

A propósito del pan y el chicharrón dorado, seguro que no te suena comerte tu anillo de oro. Pero, la oferta de comidas con este metal va creciendo. ¿Realmente podemos comer oro? Aquí revisamos esta moda que va primero al Instagram y luego al estómago  

Entérate a qué sabe el oro comestible

Cada año aparece un nuevo plato con oro. En Bogotá se vende un chicharrón cubierto con láminas de oro. Está el pan más caro del mundo, que se hornea en un pueblo de Málaga, y que cuesta 1.480 euros por hogaza de 400 gramos. En Nueva York es constante la oferta dorada: donas, alitas de pollo o buñuelos.  Y, por supuesto, en Dubai, la oferta de comida con oro es permanente (¡sobra decir por qué!). 

(Foto principal: Amazon)

El E 175 se vende en hojuelas o escamas y en láminas / Foto: www.nishikidori.com


¿Realmente podemos comer oro? Puedes comprar láminas de oro comestible en Amazon. Aquí te decimos de qué va esta moda.

1. Come sólo oro comestible

Parece una perogrullada, pero es que no todo oro se come. Lo que los chefs usan son láminas extrafinas de oro de 23 o 24 quilates. No es el oro de tus anillos o relojes, porque el oro de las joyas puede haber sido combinado con otros metales que sí pueden ser tóxicos. 

El oro de aplicación comestible se conoce como E-175, según una designación de la Administración Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), que es el único organismo o institución que ha evaluado los efectos del oro en la salud. La Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de Estados Unidos no tiene recomendaciones o advertencias específicas sobre el consumo de oro.

2. Pero ¿a qué sabe?

Se calcula que este oro “comestible” cuesta 12 dólares la pulgada. No le agrega sabor ni aromas al plato. No vas a sentir ninguna diferencia. Se trata más de un interés por llamar la atención y atender una excentricidad que una destreza gastronómica porque son platos que van al estómago luego de pasar por el Instagram.

3. Sale como entra

El oro es un metal químicamente inerte, lo que significa que no se descompondrá durante la digestión. Lo que significa también que no llegará al torrente sanguíneo, ni llegará a ningún órgano. Simplemente será expulsado tal como entró.

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias