Noticias

Conoce las 8 claves para lograr un bizcocho esponjoso

Aunque ya lo has intentado, tu bizcocho no alcanza la esponjosidad deseada. Aquí te presentamos algunos puntos que te pueden ayudar a hacer que tu pastel crezca. Todo lo que tienes que hacer es revisar estos detalles para evitarlos o corregirlos  

Aunque ya lo has intentado, tu bizcocho no alcanza la esponjosidad deseada. Aquí te presentamos algunos puntos que te pueden ayudar a hacer que tu pastel crezca. Todo lo que tienes que hacer es revisar estos detalles para evitarlos o corregirlos  

Para lograr un bizcocho esponjoso, además de seguir las indicaciones de la receta, puedes revisar estos detalles que te pueden ayudar a obtener un mejor postre.

1. Recuerda siempre tamizar (colar o cenir) la harina con el polvo de hornear y el bicarbonato (en caso de que la receta los incluya).

(Foto de portada: Photo by Bruno Oliveira on Unsplash)

Las recomendaciones también valen para los bizcochos de chocolate / Photo by Estúdio Bloom on Unsplash

2. Respeta las medidas que indican las recetas. No necesitas agregar más polvo de hornear o bicarbonato. Otro punto que debes saber es que la harina leudante ya contiene levadura química o polvos de hornear, o sea que no necesita más. Si agregas más de la cuenta, el bizcocho crecerá en el horno, pero al no ser estable, al enfriarse bajará estrepitosamente.

3. Claras a punto de nieve. Siempre bate las claras aparte a punto de nieve e incorpóralas a último momento de manera envolvente al resto de los ingredientes. El aire que contienen puede ayudar a levantar el bizcocho. 

4. Debes batir bien los ingredientes, aunque sin exagerar. Si no lo haces, entonces el bizcocho te quedará denso.


5. Otra fórmula que puedes intentar es cambiar el líquido que sugiere la receta por la misma medida de una gaseosa. Pero tendrás que reducir la cantidad de azúcar que agregas al bizcocho, porque las gaseosas también contienen azúcar.

6. Debes encender el horno mientras preparas el bizcocho: a eso se llama un horno precalentado. El horno debe estar caliente antes de introducir la torta o bizcocho porque si está frío al momento de meter el molde, entonces el bizcocho te quedará crudo.

7. No abras el horno antes de los primeros 30 minutos, porque el choque de temperaturas desestabiliza la masa y así pierde volumen.

8. Luego de sacarlo del horno, debes dejar que se enfríe al menos 30 minutos, antes de desmoldar, porque si no se desmoronará y se partirá. Pasa un cuchillo por el borde, para separarlo del molde, después podrás voltearlo sobre una rejilla para que termine de enfriarse.

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Más Noticias

Más Noticias