Noticias

Conoce el paso a paso para limpiar los alcauciles o alcachofas

Aunque no lo creas, las alcachofas son las flores de una planta llamada alcachofera. Así que cuando la consumes, en realidad comes pétalos. La alcachofa o alcaucil es uno de los alimentos más comunes en la dieta del Mediterráneo, pero fuera de esa zona la gente siente un poco de aprensión hacia este alimento. Aquí te decimos cómo limpiar estas flores y tenerlas listas para incorporarlas a un minestrón o comerlas horneadas  

Aunque no lo creas, las alcachofas son las flores de una planta llamada alcachofera. Así que cuando la consumes, en realidad comes pétalos. La alcachofa o alcaucil es uno de los alimentos más comunes en la dieta del Mediterráneo, pero fuera de esa zona la gente siente un poco de aprensión hacia este alimento. Aquí te decimos cómo limpiar estas flores y tenerlas listas para incorporarlas a un minestrón o comerlas horneadas  

Las alcachofas más que vegetales, son unas flores comestibles, de las que se consume el mero centro que está compuesto de pétalos tiernos que se remojan en ricas salsas. Comer alcachofas quizás no sea habitual, pero se considera sano gracias a la cantidad de agua y fibra que aportan.

Por si no lo sabes, limpiar las alcachofas o alcauciles para cocinarlas es muy fácil, Aquí te decimos cómo se hace correctamente.

(Foto principal:  Eva Elijas en Pexels)


1. Pela el tallo

Lo primero es cortar unos centímetros del tallo. Allí podrás ver que el tallo tiene un centro casi blanco y el resto del tallo es más oscuro y fibroso. Pela el tallo dejando sólo el centro que es blanco.

 

Pela alrededor de la parte blanca cel tallo / Photo by joah brown on Unsplash


 
2. Elimina pétalos

Corta el capullo de la alcachofa en la punta: calcula más o menos el cuarto o tercio de la parte de arriba y lo cortas horizontalmente. Así quedará expuesto el centro de la alcachofa. Ahora empieza a eliminar los pétalos exteriores con las manos limpias o con la punta de un cuchillo. Debes eliminar las capas de pétalos gruesos (son fibrosos y difíciles de comer) y parar cuando notes que llegas a los pétalos más tiernos (son más amarillos y blancos). 

Si vas a hornearlas, corta el tercio superior y no tienes que eliminar todos los pétalos exteriores: elimina sólo unas dos capas para que se mantenga la forma de flor de la alcachofa, igual vas a consumir sólo los pétalos centrales. Procura eliminar más tallo para que los alcauciles puedan sostenerse.

Corta el tercio de la parte de arriba y luego elimina los pétalos externos / Foto Photo by Nicole Harris on Unsplash

3. Agua con limón

Con la flor pelada y el tallo también pelado, sumérgelas unos minutos en agua con jugo de limón, para evitar que se oxiden. Y ya están listas para que las cocines: sirven para un minestrón, para hacer chips crujientes con sus pétalos, ensaladas o simplemente horneadas o a la parrilla.

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Más Noticias

Más Noticias