Noticias

¿Bizcocho demasiado dulce o sin azúcar? Te enseñamos a corregirlo

A veces sucede que cambiamos las proporciones de los ingredientes de los bizcochos, para hacerlos más grandes o más pequeños y entonces nos equivocamos con el azúcar: le ponemos de más o muy poco.  O simplemente nos equivocamos en la medida, ¡a cualquiera le puede pasar! Aquí te decimos cómo arreglar esos "desastres azucarados"  

¿Bizcocho demasiado dulce o sin azúcar? Te enseñamos a corregirlo

No te preocupes, a todos nos pasa: el bizcocho falló en cuanto al azúcar, tiene demasiada o poca. Pero, no tienes que descartarlo o pensar que tendrás que pasar por la pastelería a comprar uno que sustituya el "dañado",  porque aquí te damos las soluciones.

(Foto de portada: Photo by Anna Tukhfatullina Food Photographer/Stylist on Unsplash)

Si te falta azúcar, córtalo en capas y coloca glaseado y cremas/ Photo by Alex Loup on Unsplash


Al bizcocho le falta azúcar

1. Crema pastelera

No queda más que hacer una buena crema pastelera o de chocolate con extra de azúcar y cortar el bizcocho en varias capas y cubrir cada capa con ella (también puedes agregar trozos de fruta). Aquí te damos opciones de cremas pasteleras.

2. Crema de dulce de leche

Si estás corto de tiempo, también puedes hacer una crema de dulce de leche (bate bien 2 tazas de dulce de leche + ½ taza de leche líquida) corta el bizcocho en tres capas y le agregas esta crema en cada nivel. Luego lo bañas por encima con lo que quedó o haces un poco más y le colocas la crema hasta taparlo por completo.

3. Almíbar

Igual puedes cortar el bizcocho en 3 niveles. Prepara un almíbar con 1 taza de agua y 1 taza de azúcar. Lleva al fuego hasta que el azúcar se disuelva y espese un poco luego de hervir varios minutos. Entonces, retira del fuego. Deja que enfríe unos minutos y pincela con este almíbar cada nivel del bizcocho.  Luego cubre con un glaseado como el de queso crema.

4. Técnica de la tapa

Otra solución es cortar el bizcocho en la parte de arriba con cuidado como cuando cortas una capa, pero esta va a ser muy fina. La cortas como si fuera una tapa. Cuando hayas retirado esa “tapa”, vas a sacar un poco del relleno, como más o menos 3 centímetros de profundidad cuidando siempre de dejar una “pared” como de un centímetro (si no lo haces el pastel se desmorona) y una buena base de bizcocho. Es decir, te va a quedar como si estuvieras excavando dentro del bizcocho.

Esa miga que sacaste vas a combinarla con una mezcla de leche condensada y leche evaporada (½ taza de leche condensada y ¼ de taza de leche evaporada). Luego, la miga mojada, la pones de nuevo de relleno. Finalmente coloca la tapa del bizcocho. Haz un ganache o glaseado sencillo para cubrir el bizcocho.

Al bizcocho le sobra azúcar

1. Limón o chocolate

Puedes aplicar la misma idea del anterior de cortar el bizcocho en capas, pero la crema que vas a usar es de chocolate amargo o de limón, para hacer un contraste de sabor.


2. Relleno de frutas

También puedes abrirlo con la técnica de la tapa (punto 4 del Bizcocho sin azúcar) y saca un poco del relleno, pero esta vez vas rellenarlo con frutos rojos mezclados con mascarpone o queso crema. Si el bizcocho es demasiado dulce, este es la solución perfecta. La miga que sacaste no tienes que descartarla, luego puedes mojarla con mantequilla derretida y usarla como base de cheesecake.
 

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias