Noticias

Así fue cómo se originó el flan ¡el rico postre de textura suave!

El flan es un delicioso postre, cuya confección original se hace con huevos, azúcar y leche. Pero con el tiempo se ha convertido en una preparación que se ha simplificado al punto de no requerir de horno ni de huevos. Aquí te decimos cómo surgió el flan  

El flan es un delicioso postre, cuya confección original se hace con huevos, azúcar y leche. Pero con el tiempo se ha convertido en una preparación que se ha simplificado al punto de no requerir de horno ni de huevos. Aquí te decimos cómo surgió el flan  

Dicen que el flan surgió cuando los romanos domesticaron las gallinas y vieron la utilidad de usar huevos en la confección de platos y así apareció la tyropatina, una preparación que se hacía con huevos, leche y miel, que se cocinaba a fuego lento.

(Foto principal: Imagen de Mansour Obaidi en Pixabay)

El flan ahora se puede hacer sin horno y sin huevos / Imagen de Sima Biswas en Pixabay

¿Cómo llegó la receta de tyropatina a nuestros días? Gracias a los escritos de Marco Gavio Apicius, el cronista gastronómico de la época de los romanos, por eso también se sabe que le espolvoreaban un poco de pimienta encima.

El flan se cocina mejor a baño de María

Con el tiempo esta tyropatina siguió siendo un postre relativamente popular, pero es en la Edad Media cuando cobra valor porque es un postre ideal para la Cuaresma. En el siglo VIII comienza a llamarse flado, porque era una especie de torta plana, que es lo que significa flado. En esa misma época se le rocía con azúcar, en vez de con pimienta.

Tal como los romanos, los europeos medievales hacían sus flanes a baño de María, que es una manera de cocinarlo lentamente: colocando el molde o recipiente con el flan, dentro de otro con agua. Cocinarlo de esta manera permite que se cuajen los huevos y le da esa textura suave tan característica del flan.

Te recomendamos: delicioso flan de maracuyá

Finalmente, y, según algunos historiadores de la gastronomía, fueron los portugueses los que finalmente le dieron al flan, los sabores y proporciones que conocemos en el presente. Ya luego se convirtió en un postre internacional, que en algunos países tomó características propias y que aparte de la suavidad de la textura, ahora se baña con caramelo líquido (en vez del azúcar rociado de la época medieval).

Por ejemplo, en México se le llama flan napolitano, que no es más que el postre con lácteos y huevos que en el resto del mundo se conoce simplemente como flan. ¿Por qué napolitano? Aparentemente se debe a que los mexicanos se acostumbraron hace décadas a agregarle queso, y asociaron el queso con el gentilicio napolitano.

Pero no es la única versión de este rico postre. Ahora se hacen sin huevos, pero igualmente muy cremosos porque puedes hacerlos con queso crema y crema de leche o versiones de flan con yogur. Otra rica opción es hacerlos con sabores de frutas como coco, guanábana, mango o piña. Incluso puedes hacerlo con avena y sin horno. En fin que hay flanes para cada gusto.
 

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Más Noticias

Más Noticias