Noticias

Aprende a comprar frutas: aquí te decimos cómo reconocer las maduras

Es común ver a la gente revisando los puestos de frutas, confundida sin saber cómo seleccionarlas. Algunos signos en las frutas nos indican cuándo están maduras y listas para consumir. Aquí te damos una guía para que distingas las que están maduras de las que están a punto de podrirse

Es común ver a la gente revisando los puestos de frutas, confundida sin saber cómo seleccionarlas. Algunos signos en las frutas nos indican cuándo están maduras y listas para consumir. Aquí te damos una guía para que distingas las que están maduras de las que están a punto de podrirse

Reconocer la fruta madura, que está lista para comer, en algunos casos es fácil, tal como sucede con las bananas o las manzanas. Pero no en todas las frutas es muy evidente cuál está en su mejor punto y cuáles están aún verdes. Aquí te ofrecemos una breve guía para que las reconozcas.

No te confundas más y aprende a escoger las frutas

En general,  debes dejar de lado las que tengan magulladuras. Pero existen otros indicios que debes tomar en cuenta: no compres las que tengan manchas marrones en la superficie y desconfía de las que tengan diminutos hoyitos en la cáscara (algún animalito ya habrá hecho casa en su interior).

Melón: para saber si está en su punto debes presionar un poco en la parte contraria a donde se encuentra (o encontraba el pedúnculo): si está maduro debe ceder levemente. En este caso está listo para consumirlo, pero si quieres comprarlo en anticipación, debes escoger uno duro, con la cáscara sin golpes o magulladuras y conservarlo fuera de la nevera para que se madure. Otro detalle para saber si está bien, es que al sacudirlo no debes escuchar un “chapoteo” dentro (si es así ya está pasado). También debes percibir el olor dulce cuando acercas la nariz (en ese caso está bueno y maduro), si sientes el olor apenas te acercas al puesto o mostrador, entonces ya allí hay uno o varios que están pasados.

Piñas o ananás: evita las que tengan manchas oscuras o partes blandas, porque ya están pasadas. El color debe ser uniforme y cuando la presionas levemente debe mantenerse firme. Las hojas del penacho deben ser verdes pero con las puntas marchitas (eso indica que ya está lista para consumir). 

Manzana: la corteza no debe tener manchas oscuras, ni arrugas, mucho menos partes hundidas o blandas, porque todo eso indica que adentro habrá grandes porciones marrones. La piel debe estar lustrosa y firme.

Peras: al igual que con la manzana debe tener una piel lustrosa y sin golpes. Pero a diferencia de las manzanas, es preferible comprarlas verdes, porque es muy fácil que se magullen (incluso llevándolas del mercado a la casa) porque al madurar son muy blandas. Están a punto cuando cerca del tallito las presionas y ceden un poco. 

Limones: aquí pasa algo muy diferente al resto de las frutas. Cuando son grandes y de piel brillante, lo más seguro es que sean secos y sin jugo. Los pequeños y un poco feos son los que liberan más jugo. Lo mejor es presionarlos y verificar que ceden. Con ellos hay que “sentir” que la corteza es delgada y adentro hay jugo.

Fresas o frutillas: en estas frutas es evidente el buen estado: deben tener un color rojo intenso y no deben tener hoyitos, golpes o porosidades. 

Sandía o patilla: tócala como un tambor: si suena hueca, está buena. No debe tener golpes, ni manchas marrones, ni magulladuras. Si ya está picada; entonces revisa que su color sea rojo vivo, si es rojo oscuro, ya está pasada de maduración. Por cierto, en el caso de las sandías, las más grandes son más dulces.

Aguacate: debes revisar la zona cerca del tallo: si está amarilla está en su punto, si es marrón, ya se pasó y si es verde, aún está duro, pero puedes esperar a que esté listo en el transcurso de una semana. Otra “técnica” es agitarlo cerca de tu oído, si la semilla se mueve, entonces está listo para consumir.

Melocotón: en general, la piel de una fruta madura deber ser naranja y rosácea, sin partes verdes. Incluso debe exhibir la pelusa propia de esta fruta.

Un dato importante: no todas las frutas al comprarlas verdes se madurarán en casa. Algunas como las cerezas, las piñas o las uvas se pudrirán rápidamente. 

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Más Noticias

Más Noticias