Noticias

6 curiosidades que seguro no conoces de los helados

Ese rico postre que tanto gusta y que hoy se disfruta con tantos sabores tiene una increíble historia que la recordamos en este inicio del Mes del Helado y en este Día de Sabores Creativos del Helado, una celebración que comienza a extenderse por el mundo. Aquí te decimos de dónde proviene esta celebración y algunos datos curiosos de estos postres fríos   

Ese rico postre que tanto gusta y que hoy se disfruta con tantos sabores tiene una increíble historia que la recordamos en este inicio del Mes del Helado y en este Día de Sabores Creativos del Helado, una celebración que comienza a extenderse por el mundo. Aquí te decimos de dónde proviene esta celebración y algunos datos curiosos de estos postres fríos   

Antes que nada, ¿por qué un mes del helado? Esta celebración reciente se originó en la década de 1980 en Estados Unidos, uno de los países más entusiastas y consumidores de helados en el mundo (año tras año ocupa uno de los 3 primeros lugares). En 1984, el senador Walter Dee Huddleston, del estado de Kentucky, presentó una resolución para proclamar el Mes Nacional del Helado y declarar que cada tercer domingo sería el Día Nacional del Helado. Su propuesta del mes fue convertida en ley por el presidente Ronald Reagan.

Dentro de este mes, hoy se festeja el Día de Sabores Creativos de Helados, como una manera de promover sabores diferentes a los tradicionales.

(Foto principal: Foto de Verano creado por kstudio - www.freepik.es)

¿Por qué el empeño? No sólo se trata de consumo. Según la Asociación Internacional de Alimentos Lácteos de Estados Unidos, las compañías de helados contribuyen a la economía nacional con 26 mil puestos de empleo directo y más de 11 mil millones de dólares anuales.

Ahora bien el entusiasmo estadounidense por la celebración ha encontrado mucha receptividad en otros países, debido a la popularidad de este postre. Así que ahora que conoces las razones del Mes del Helado, te decimos algunas curiosidades históricas:

1. Postre milenario

Puede ser uno de los postres más antiguos: hace más de 2.500 años, campesinos en la región que hoy ocupa China mezclaban nieve con miel y frutas. Esta forma creativa de usar la nieve también la conoció Alejandro Magno y la aristocracia romana y sus Emperadores. Como ves era una práctica que se extendió por el mundo de manera limitada, porque no había manera de refrigerarlos.
Pero fueron los Califas de Bagdad, los que empezaron a ponerle nombres a estas nieves frutales: sharbets, que significa bebida y que se supone es la palabra de la que procede sorbete en español.

2. Sólo para ricos

Como no había manera de conservarlas, estas nieves azucaradas se reservaban desde los tiempos romanos hasta el siglo XVII para los nobles o muy ricos: había que pagar a recaderos para que bajaran hielo de las montañas para poder enfriar bebidas o hacer nieves melosas. Además, había que cronometrar la entrega para hacer el postre porque las maneras de conservarlo eran muy limitadas: guardarlo en vasijas de barro y ponerlas en pozos profundos, lo cual no siempre era efectivo.

 

3. El helado moderno

Han sido los italianos y luego los estadounidenses los que más han aportado a la historia del helado. Marco Polo (en el siglo XII) llevó a Europa una receta de agua congelada con frutas proveniente de China. Luego, en el siglo XVI, en pleno Renacimiento, un ingeniero, matemático, mecánico, escenógrafo arquitecto y artista florentino creó el helado moderno. ¿Cómo es eso? A Bernardo Buontalenti le fue comisionada la organización de un súper banquete que debía impresionar a los invitados de los Médici. Así que entre otras delicias, creó un sorbete de limón, azúcar, miel, leche y vino, además de una crema fría aromatizada con bergamota y naranja. El asunto es que Buontalenti era experto en conservación de hielo y se dio a la tarea de hacer estos helados con hielo y sal (para conservar el hielo). 

4. Cremosos y con huevo

Catalina de Medici  (1519 – 1589) llevó sus propios heladeros florentinos a París cuando se casó con el rey de Francia y luego su biznieta, Enriqueta María de Francia, los llevó a Inglaterra al casarse con Carlos I (1630-1685). De allí pasaron al Nuevo Mundo, donde recibirían un gran impulso en Estados Unidos. Pero debes saber que en Francia se le agregó huevo a la preparación de los helados y en la corte del rey Carlos I se empezaron a hacer helados cremosos.

5. La primera máquina y la primera fábrica

Los helados llegaron a Estados Unidos con la inmigración europea. Y así, la primera máquina moderna para hacer helados fue obra de una dama en Estados Unidos, Nancy Johnson. En 1846, creó una máquina que tenía, en la parte de arriba, una manivela que hacía la mezcla de cremas con sabores, mientras que en la parte de abajo había hielo y sal para congelar la mezcla.

La máquina de Johnson fue la precursora de las máquinas industriales, como las de la primera fábrica de helados a gran escala en el mundo. Ocurrió en 1851, en Baltimore, por iniciativa del lechero Jacob Fussel.
Sin embargo, la primera máquina automática (que operaba de manera continua) apareció en 1913.

 

6. Conos

Las barquillas, cucuruchos o conos son un aporte también estadounidense (aunque es una creación que se la pelean los italianos) de 1904 cuando una vendedora ambulante de Nueva Orleans creó este cono comestible coronado por una bola de helado. Sin embargo, las paletas heladas son una invención italiana de principios del siglo XX.
 

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Más Noticias

Más Noticias