Noticias

12 secretos para que tu bizcocho te quede como de profesional

¿Te gusta la repostería y quieres hornear un bizcocho para lucirte en Instagram? Revisa esta lista de consejos para que te quede esponjoso, puedas desmoldarlo y rellenarlo con facilidad

12 secretos para que tu bizcocho te quede como de profesional
12 secretos para que tu bizcocho te quede como de profesional

Lograr un bizcocho de miga suave y esponjosa no es complicado, todo se basa en mezclar los ingredientes en cierto orden y en ciertas condiciones. Pero no todo es la esponjosidad, también debes saber cuándo y cómo desmoldarlo porque si no, tu creación se estropeará. 

(Foto principal: Eneida Nieves en Pexels)

Batir las claras y agregarlas al final de la mezcla es una manera de hacerlo esponjoso / Foto Katerina Holmes on Pexels


Para que sea esponjoso

1. Si quieres un bizcocho de miga más suave y esponjoso, sustituye una parte de la harina por maicena: por ejemplo, si la receta sugiere 2 tazas de harina, usa 1 y ½ tazas de harina y la otra media taza úsala con maicena.

2. Para hacerlo más ligero y esponjoso también puedes cambiar la mantequilla por aceite vegetal.

3. El truco clásico para hacer un bizcocho esponjoso es agregar, de último a la mezcla, las claras batidas a punto de nieve. Cuando comiences a batirlas, agrégales unas gotas de jugo de limón, así te quedan más estables (es decir, al dejarlas de lado no se diluyen). Luego las incorporas a la mezcla del bizcocho de manera envolvente para conservar el aire de las claras.

Al mezclar

4. Los huevos y la mantequilla deben estar a temperatura ambiente, no recién sacados de la heladera. Pero si llegó la hora de “hacer la tarea” en la cocina, y los olvidaste, entonces: sumerge los huevos unos minutos en agua tibia. Y la mantequilla puedes cortarla en trocitos y colocarla unos segundos en el microondas (segundos, no minutos porque la quieres blanda, no derretida).

5. Si vas a colocar fruta deshidratada (uvas pasas o arándanos secos) o nueces en la masa, entonces debes rebozar los trozos en harina. Así quedan mejor repartidos en la masa y evitas que se vayan al fondo. Además, debes colocarlos de últimos y antes de agregar las claras a punto de nieve.

Al hornear

6. El horno debe haber sido precalentado, es decir estar caliente al momento de introducir el bizcocho. Eso significa que debe haber estado encendido al menos 10 minutos antes del horneado, porque así se habrá creado una caja de calor en la que el bizcocho podrá elevarse.

7. Nunca debes abrir el horno antes de que se cumplan las dos terceras partes del tiempo de cocción. Es decir, si el tiempo de horneado es de 60 minutos, no debes abrir el horno antes de los 45 minutos. Así evitas que se escape el aire caliente y que ese cambio haga que el bizcocho se baje y pierda esponjosidad.

8. Para sacarlo del horno debes tener certeza de que está bien cocido. Así que la prueba sigue siendo la misma de hace décadas: introducir un cuchillo, palillo o brocheta en el centro, cumplido el tiempo recomendado de horneado. Si sale limpio, está listo. Si tiene masa pegada, le faltan unos minutos más. ¿Cuántos más? Revisa de nuevo luego de no más de 10 minutos.

Al desmoldar

9. El truco para desmoldar es esperar que el bizcocho alcance la temperatura ambiente. No puede estar muy caliente o recién sacado del horno, porque podría romperse al manipularlo. Tampoco puedes refrigerarlo (para acelerar el enfriado) ya que podría terminar pegándose del molde. Así que pacientemente espera 20-30 minutos, pasa un cuchillo por el borde para despegar los laterales y puedes darle unos golpecitos para terminar de desprenderlo. Luego tapa con un plato o bandeja y dale vuelta. Puedes dejarlo así unos minutos antes de retirar el molde.

10. Si es un molde de aro, desprende el aro, retíralo y luego pasa un cuchillo entre la base del bizcocho y el plato del molde. Luego transfiere el bizcocho, con la ayuda de una paleta, al plato de presentación.

11. Lo mejor para garantizar que se desmoldará fácilmente es engrasar y enharinar el molde o forrarlo con papel para hornear.

Cortar para rellenar 

12. Las tortas o bizcochos se pueden rellenar con cremas como la pastelera, pero hay que pasar por un punto: debes cortar el bizcocho y temes que quede disparejo. Para que obtengas dos mitades perfectas, lo primero que debes hacer es esperar que el bizcocho enfríe.

Luego marca la mitad del bizcocho con una serie de mondadientes o palillos alrededor de todo el pastel. Después, con hilo dental rodea el bizcocho (para colocar el hilo guíate por los mondadientes) hasta que los extremos del hilo se crucen y enseguida aprieta el hilo hasta cortar el bizcocho en dos.
 

Karla Sofía Espinoza

Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias