Al Horno

Deliciosa Tarta de limón y frutos rojos sin gluten

La torta o tarta, una protagonista permanente en los postres y platillos dulces de la gastronomía internacional, posee múltiple variantes según la cultura culinaria que la elabore, pero hay algo seguro, a casi todos nos gusta, juntos con los panes y las galletas. Veamos esta receta muy fácil.

La torta o tarta, una protagonista permanente en los postres y platillos dulces de la gastronomía internacional, posee múltiple variantes según la cultura culinaria que la elabore, pero hay algo seguro, a casi todos nos gusta, juntos con los panes y las galletas. Veamos esta receta muy fácil.

Se cree que esta preparación se remonta a prácticamente el surgimiento de la harina de trigo, a la cual se le agregaron manteca (algún tipo), leudante, azúcar y frutas y por lo general envuelta en una capa dulce. Sin embargo, en el mundo de la cocina sus variantes y evolución han sido múltiples sobre la base antes mencionada y que obedece a la culinaria universal; es español comenzó con el nombre pastel cuya raíz en proviene de francés antiguo “pastel”, para definir a las preparaciones saladas con masa, pero en la medida que evolución la pastelería se extendió a la elaboración de tartas o tortas, en la más dulce de todas las industrias. Hoy haremos una rica tarta de limón y frutos rojos, toda una dulzura para estimular tu paladar.

Tartas de frutas

Ingredientes:

Preparación:

Paso 1

Corta la mantequilla en dados y disponla en un cuenco, con 150 g de harina. Amasa con los dedos hasta que tenga una textura arenosa. Agrega el huevo, el azúcar glas y una pizca de sal, y sigue amasando. Forma una bola, envuélvela en film y deja reposar 30 minutos en la nevera.

Paso 2

Precalienta el horno a 180º. Extiende la masa con el rodillo, sobre la mesa enharinada, hasta obtener un disco de 5 mm de grosor.

Paso 3

Cubre el fondo y las paredes de un molde redondo de tarta con la masa y elimina el exceso. Coloca en la base un disco de papel sulfurizado y rellénalo con garbanzos secos. Hornea la base de la tarta durante 15 minutos, hasta que esté dorada. Deja que se enfríe del todo, retira las legumbres y el papel y desmóldala.

Paso 4

Prepara la crema. Casca los huevos en una cazuela y bátelos, con el azúcar, hasta que estén blanquecinos. Mezcla en un cuenco el zumo de limón con la maicena y 50 ml de agua, añade esta preparación a la de huevo y vuelve a mezclar. Incorpora la mantequilla troceada y cuece, removiendo sin parar, hasta que espese. Aparta del fuego y sigue removiendo 1 minuto más. Dispón la crema en un cuenco, cúbrela con film de cocina y deja templar.

Paso 5

Coloca la base de la tarta sobre una fuente de servir y rellénala con la crema de limón. Vuelve a cubrirla con film y deja en la nevera hasta que se enfríe del todo.

Paso 6

Haz el merengue. Casca los huevos separando las claras de las yemas; reserva estas para otra receta. Bate las claras con 60 g de azúcar, con varillas eléctricas. Empieza a velocidad lenta y ve aumentando la marcha poco a poco hasta que estén a punto de nieve firme.

Paso 7

Calienta en un cazo el resto del azúcar con 80 ml de agua hasta los 180º. Deja templar este almíbar y añádelo a las claras, en un hilo y sin dejar de batir con las varillas hasta que el merengue se enfríe. Introdúcelo en 3 mangas pasteleras con boquillas diferentes y reparte casi todo sobre la tarta, dejando en el centro un círculo libre. Luego, dora este merengue ligeramente.

Paso 8

Rellena el hueco central de la tarta con las frutas rojas y la menta, ambas lavadas y secas. Termina de decorarla con unos copetes de merengue blanco, sin tostar, y sírvela enseguida.

El truco:

Puedes dorar el merengue con un soplete de cocina o gratinarlo en el horno 5 minutos, a 200 grados.

J.R. Cordero

Periodista, escritor. Amante de la poesía, la buena música y el queso. Especialista en contenidos digitales. + info

Más Noticias

Más Noticias