Al Horno

Tarta de calabaza y queso crema: un deseo dulce hecho realidad

Esta tarta es divina y es parte del menú de la época de cosecha de las calabazas. Dulce y sabrosa. Este cheesecake de calabaza y queso tiene los matices reconfortantes que le dan el jengibre, la nuez moscada y la canela. Es un postre fácil, porque su ejecución no tiene mayores dificultades que hacer el puré de calabazas con antelación  

Esta tarta es divina y es parte del menú de la época de cosecha de las calabazas. Dulce y sabrosa. Este cheesecake de calabaza y queso tiene los matices reconfortantes que le dan el jengibre, la nuez moscada y la canela. Es un postre fácil, porque su ejecución no tiene mayores dificultades que hacer el puré de calabazas con antelación  

No te pierdas este postre delicioso que parece hecho para celebrar el otoño y la primavera. Las calabazas prestan su dulzor para esta tarta, mientras que el queso crema le da acidez y firmeza.
Aquí la receta del cheesecake de calabaza y queso crema, un postre delicioso y fácil.

Este cheesecake de calabaza contiene jengibre y canela

*Base:
150 g de galletas tipo María
60 g de mantequilla

*Relleno
450 g de queso crema
250 ml de puré de calabaza
3 huevos
120 g de azúcar moreno
½ cucharadita de canela 
½ cucharadita de jengibre
¼ cucharadita de nuez moscada
¼ cucharadita de clavo
1 pizca de sal

¿Cómo se prepara?
La base: tritura las galletas y mézclalas con la mantequilla. Cubre con esta mezcla el fondo de un molde desmontable y forrado con papel para hornear.

El relleno: bate el queso crema con varillas hasta que quede suave. Añade el azúcar, la sal y las especias. Luego agrega los huevos de uno en uno, sin dejar de batir. Finalmente, agrega el puré de calabaza.

Cuando la mezcla quede homogénea, viértela en el molde. Hornea durante 30 minutos a una temperatura de 175º C (340º F) en un horno precalentado. Pasada la media hora, baja la temperatura a 160º C (320º F) y hornea durante 20 minutos.

El dato: El puré de calabaza se obtiene al hornear la calabaza picada en dos. Cuando está tierna se retira del horno, le sacas la pulpa, la trituras y dejas que escurra. Colócala en un paño y lo amarras como un saquito. Déjala unas horas en un colador dentro de un recipiente, hasta que pierda todo el líquido. Exprime el saquito para terminar de sacar el líquido y ya puedes usar.
 

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Más Noticias

Más Noticias