Al Horno

¡Sin gluten! Anímate a hacer este bizcocho nutritivo de zanahoria: con quinoa y almendras

Este pastel de zanahoria desprende un sabor a nuez, gracias a las almendras y a la quinoa tostada. Es una receta fácil y rápida que no sólo queda rica, sino que también te puede proporcionar nutrientes. Así que ¡manos a la obra!  

Este pastel de zanahoria desprende un sabor a nuez, gracias a las almendras y a la quinoa tostada. Es una receta fácil y rápida que no sólo queda rica, sino que también te puede proporcionar nutrientes. Así que ¡manos a la obra!  

Con zanahorias se hace tradicionalmente un rico bizcocho de dulzor especial y de miga compacta que ha ido evolucionando en ingredientes. Esta receta se hace con harinas de quinoa y almendras.

(Foto de portada: Photo by Tosca Olivi on Unsplash)

Es un bizcocho nutritivo / Photo by Tosca Olivi on Unsplash

La quinoa aporta proteínas, aminoácidos (que ayudan en el desarrollo cerebral) y gran contenido de omega 3. Mientras que las almendras son ricas en grasas saludables, vitamina E y antioxidantes.

En tanto que la zanahoria vigoriza la mente, contiene betacarotenos (que el organismo convierte en vitamina A) y tiene propiedades anticancerígenas.

Para esta receta fácil de bizcocho de zanahoria vas a necesitar:
150 g de harina de quinoa (receta al final)
150 g de harina de almendras (o almendras molidas)
2 cucharaditas de polvo de hornear apto para celíacos (receta al final)
½ cucharadita de sal
2 cucharaditas de canela
3 huevos
60 ml de aceite de girasol
100 g de azúcar moreno
50 ml de jarabe de ágave o miel
140 g de yogurt griego
100 g de zanahoria rallada
1 cucharadita de jengibre fresco rallado
 Azúcar glass

¿Cómo se prepara?
Enciende el horno a 175º C (340º F). Engrasa un molde y recúbrelo con papel de hornear.
1. Tamiza y mezcla los ingredientes secos: las harinas, la sal, la canela y el polvo de hornear.

2. En otro recipiente mezcla los huevos con el azúcar, el jarabe o miel, el jengibre rallado, el yogurt y el aceite. Agrega los ingredientes secos sobre esta mezcla y añade la zanahoria rallada. Integra todos los ingredientes.
Vierte en el molde y hornea durante 50 minutos o hasta que al introducir un palillo, brocheta o cuchillo, este sale limpio.

El polvo de hornear apto para celíacos se hace con 50 g de bicarbonato de sodio, 25 g de almidón de maíz y 50 g de cremor tártaro. Mezclar bien todo y luego guardar en un frasco bien cerrado, en un lugar seco.

Harina de quinoa: tuesta la quinoa en una sartén muy caliente. Revuelve constantemente durante 5 minutos, hasta que empiecen a “saltar” algunos granos. Licúa o procesa hasta obtener un polvo fino (no te pases en el procesamiento porque podrías crear una pasta). Tamiza. Una vez que se haya enfriado por completo, puedes guardar.
 

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Más Noticias

Más Noticias