Al Horno

Receta de galletas de mantequilla de maní sin harina: fáciles y con 5 ingredientes

La mantequilla de maní se empezó a comercializar en 1890, en Estados Unidos. Se trataba de una pasta para alimentar a las personas con problemas en la dentadura. Pero se volvió muy popular, tanto que empezó a formar parte de la dieta de los norteamericanos y hasta se instauró el Día de la Mantequilla de Maní, el 24 de enero. Con esta pasta de cacahuate se hacen muchos postres, entre ellos estas galletas que se preparan en un santiamén  

La mantequilla de maní se empezó a comercializar en 1890, en Estados Unidos. Se trataba de una pasta para alimentar a las personas con problemas en la dentadura. Pero se volvió muy popular, tanto que empezó a formar parte de la dieta de los norteamericanos y hasta se instauró el Día de la Mantequilla de Maní, el 24 de enero. Con esta pasta de cacahuate se hacen muchos postres, entre ellos estas galletas que se preparan en un santiamén  

Con esta receta fácil con pocos ingredientes podrás ofrecer a familiares e invitados un producto con una textura y un sabor inimitable que se diferenciará de las tradicionales galletas dulces. Además, a estas galletas de mantequilla de maní les puedes dar un toque personal: con chocolate y maní triturado.

Las horneas en 12 minutos

Para esta receta fácil de galletas de mantequilla de maní vas a necesitar:

100 g de azúcar morena
120 g de mantequilla de maní (pasta de cacahuate)
1 huevo
1 cucharada de esencia de vainilla
1 cucharadita de bicarbonato de sodio

¿Cómo se preparan?
Coloca todos los ingredientes en un recipiente y mézclalos bien hasta obtener una masa homogénea. Es importante que la mantequilla de maní esté a temperatura ambiente ya que ello facilitará el trabajo.

Para que los ingredientes se fusionen, sin dejar grumos, se recomienda usar una batidora eléctrica o ayudante de cocina.

Una vez lista la masa, se lleva a la nevera por al menos una hora. En ese tiempo no debe ser manipulada.

Pasados los sesenta minutos de refrigeración, puedes dar forma a tus galletas con moldes (en ese caso tendrás que estirar la masa) o hacer cada galleta con la cantidad de masa que salga de una cuchara. No deben ser grandes ya que duplican su tamaño al ser horneadas.

En una bandeja previamente enmantequillada y rociada con harina, pones las galletas con espacio suficiente entre una y otra. Luego las llevas al horno a 170º C (340º F) por 10 o 12 minutos. Retíralas de la bandeja mientras estén tibias, para así despegarlas más fácilmente.

Puedes decorarlas con chocolate derretido y maní triturado.

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Más Noticias

Más Noticias