Noticias

¿Qué hacer para que un bizcocho quede esponjoso?

Las mezclas más básicas sólo incluyen huevos, harina, mantequilla o aceite y azúcar, y aunque lo intentas no siempre queda esponjoso, a veces queda apelmazado o no crece. Revisa estos elementos para saber cuál necesitas corregir. Presta especial atención a los números 5 y 6  

Las mezclas más básicas sólo incluyen huevos, harina, mantequilla o aceite y azúcar, y aunque lo intentas no siempre queda esponjoso, a veces queda apelmazado o no crece. Revisa estos elementos para saber cuál necesitas corregir. Presta especial atención a los números 5 y 6  

Aquí te damos 12 puntos para que revises cuáles pueden ayudarte a conseguir ese bizcocho esponjoso que tanto anhelas.

1. Una de las cosas que necesitas chequear primero es el tamaño del molde, porque si tienes poca mezcla y la viertes en uno de 22 cm o 24 cm, igual la esponjosidad no servirá de mucho. A veces en las recetas se recomienda un tamaño de molde.

A veces sólo se trata de batir las claras a punto de nieve

2. Debes respetar las medidas que indican las recetas. No necesitas agregar más polvo de hornear o bicarbonato. Si la receta indica harina leudante (o de repostería), ya contiene levadura química o polvos de hornear, o sea que no necesita más. Si agregas más de la cuenta, el bizcocho crecerá en el horno, pero al no ser estable, al enfriarse bajará estrepitosamente.

3. La temperatura ideal para un bizcocho es de 180º C, pero lo mejor es conocer qué tan rápido cocina tu horno. Cada horno es un mundo.

4. Siempre tamiza (cuela o cierne) la harina con el polvo de hornear y el bicarbonato (estos últimos dos, en caso de que la receta los incluya).

5. Separa las yemas de las claras. Siempre bate las claras aparte a punto de nieve e incorpóralas a último momento de manera envolvente al resto de los ingredientes. El aire que contienen puede ayudar a levantar el bizcocho. Esto es de especial atención para los bizcochos que usan harinas alternativas al trigo, como la de arroz (porque tiende a ser muy “pesada”).

6. Si la receta incluye crema de leche o leche evaporada puedes batirla, al igual que las claras, y montarla (o sea hacer que suba o duplique su volumen) y la incorporas al final de manera envolvente.

7. Otra fórmula que puedes intentar es cambiar el líquido que sugiere la receta por la misma medida de una gaseosa. Pero tendrás que tener cuidado con la cantidad de azúcar que agregas al bizcocho, porque las gaseosas contienen mucha azúcar.

8. Otra manera que ayuda a introducir aire a la masa es batiendo la mezcla con las varillas eléctricas. Otra es usando una licuadora.

9. Debes encender el horno mientras preparas el bizcocho: a eso se llama un horno precalentado. El horno debe estar caliente antes de introducir la torta o bizcocho.

10. Si tienes horno con las dos fuentes de calor (arriba y abajo), activa sólo la de abajo para que el bizcocho reciba calor desde abajo y la masa ascienda. Si recibe desde arriba, se cocerá por encima y puede quedar crudo por dentro.

11. No abras el horno antes de los primeros 30 minutos. ¿Por qué? El choque de temperaturas desestabiliza la masa y así pierde el volumen.

12. Cinco minutos antes de que termine el tiempo de cocción que indica la receta apaga el horno y deja la puerta entreabierta para que el choque de temperaturas no sea tan fuerte.
 

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Más Noticias

Más Noticias