Al Horno

Pechugas de pollo al horno con higos y romero: una delicia para la cena

Nada mejor que unas pechugas de pollo como alternativa para la cena. Son la parte del pollo con mayor contenido de proteínas, y en esta receta sencilla se acompañan de higos, una fruta de temporada, y romero, una hierba que despide seductores aromas  

Nada mejor que unas pechugas de pollo como alternativa para la cena. Son la parte del pollo con mayor contenido de proteínas, y en esta receta sencilla se acompañan de higos, una fruta de temporada, y romero, una hierba que despide seductores aromas  

Como de alta calidad son calificadas las proteínas que aportan las pechugas de pollo, por eso son las mejores opciones como plato principal. En esta receta fácil y rápida, se acompañan de higos y de una hierba aromática como es el romero.

Si lo quieres picante corta un japaleño en rodajas y lo agregas a la bandeja

Los higos se cosechan hasta noviembre por eso se les incluye en esta receta. Son una fruta de temporada. Pero, además, es importante agregarlos a la dieta regular porque contienen importantes cantidades de omega 3 y 6 que ayudan a combatir problemas relacionados con el sistema cardiovascular, como la hipertensión arterial y el riesgo de ataque cardíaco.

En cuanto al romero, vale la pena recordar su gran contenido de antioxidantes y hierro y sus beneficios en el funcionamiento del aparato digestivo.

Vas a necesitar:
4 pechugas de pollo
2 ramas de romero fresco
2 dientes de ajo
1 Limón o naranja
Pimienta negra molida
Sal
200 g de higos
Chile jalapeño u otro pimiento fresco picante al gusto
Aceite de oliva 

¿Cómo se prepara?
En un recipiente, coloca las pechugas de pollo. Ponles sal y pimienta, rocíales encima las hojas de romero (sin la rama), el ajo rallado y la cáscara de naranja rallada. Con las manos, frota las hierbas y ralladuras sobre las piezas. Tapa el recipiente con papel film y déjalo toda la noche (o al menos dos horas) en la nevera.

Coloca en una bandeja las pechugas, y distribuye en el espacio con los higos cortados a la mitad. Si además lo quieres picante corta un japaleño (u otro chile de tu preferencia) en rodajas (lo ideal es que le quites las venas y las semillas) y lo riegas allí también junto con las pechugas. Rocía todo con aceite de oliva.

Lleva a un horno precalentado a 200ºC durante 30 minutos o hasta que veas que la piel se dora.


 

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Más Noticias

Más Noticias