Al Horno

Pavlova de frutos rojos, sin gluten, fresco y dulce

La torta o tarta, una protagonista permanente en los postres y platillos dulces de la gastronomía internacional, posee múltiple variantes según la cultura culinaria que la elabore, pero hay algo seguro, a casi todos nos gusta, juntos con los panes y las galletas. Veamos esta receta muy fácil.

La torta o tarta, una protagonista permanente en los postres y platillos dulces de la gastronomía internacional, posee múltiple variantes según la cultura culinaria que la elabore, pero hay algo seguro, a casi todos nos gusta, juntos con los panes y las galletas. Veamos esta receta muy fácil.

Se cree que esta preparación se remonta a prácticamente el surgimiento de la harina de trigo, a la cual se le agregaron manteca (algún tipo), leudante, azúcar y frutas y por lo general envuelta en una capa dulce. Sin embargo, en el mundo de la cocina sus variantes y evolución han sido múltiples sobre la base antes mencionada y que obedece a la culinaria universal; es español comenzó con el nombre pastel cuya raíz en proviene de francés antiguo “pastel”, para definir a las preparaciones saladas con masa, pero en la medida que evolución la pastelería se extendió a la elaboración de tartas o tortas, en la más dulce de todas las industrias. Hoy haremos una inolvidable una pavlova de kiwi, una rica recetas que además no contiene gluten, muy deliciosa.

Pavlova de frutos rojos

Ingredientes:

 

Preparación:

Paso 1

Precalienta el horno a 130°. Bate las claras con las varillas eléctricas y, cuando empiecen a formar picos blandos, incorpora poco a poco la mitad del azúcar, sin dejar de batir.

Paso 2

Cuando se formen picos más brillantes, añade el resto del azúcar mezclado el vinagre y unas gotas de esencia de vainilla. Al final, deberás obtener un merengue muy firme y brillante, con picos duros.

Paso 3

Forra la bandeja del horno con papel sulfurizado y, con un lápiz, dibuja en el centro un círculo de unos 20 cm de diámetro. Distribuye encima el merengue, formando un disco grande y alto.

Paso 4

Cuece el merengue en el horno durante 1 hora y 50 minutos hasta que esté seco al tacto. Apaga el horno y deja el merengue 20 minutos más en su interior. A continuación, retíralo con cuidado y deja enfriar completamente.

Paso 5

Para hacer el coulis, pela el mango, corta la pulpa en trozos e introdúcela en el vaso de la batidora. Añade el zumo de la lima colado y el azúcar, tritura y reserva.

Paso 6

Bate la nata bien fría. Cuando empiece a espesar, añade el azúcar y continúa batiéndola hasta montarla. Pela el kiwi y córtalo en rodajas no muy gruesas.

Paso 7

Despega con cuidado el papel del merengue y colócalo en un plato grande. Distribuye por encima la nata montada, rocíala con el coulis y dispón encima las rodajas de kiwi.

Recomendación

No uses claras pasteurizadas para elaborar este tipo de merengue, no dan buen resultado. Si no tienes mucha destreza con la espátula, puedes distribuir el merengue sobre la bandeja con una manga con boquilla lisa grande.

J.R. Cordero

Periodista, escritor. Amante de la poesía, la buena música y el queso. Especialista en contenidos digitales. + info

Más Noticias

Más Noticias