Al Horno

¡Merienda energética! Recárgate con estas galletas de mantequilla de maní: 4 ingredientes y sin harina

Si algo tiene la mantequilla de maní (cacahuate) es su rico sabor que combina con casi todo. Casi siempre se usa para untar crackers, tostadas y ricos sándwiches en los que se combina con mermelada de fresa o uva. Pero también sirve para hacer ricas galletas que te recargan de energía a media mañana o en la tarde  

Si algo tiene la mantequilla de maní (cacahuate) es su rico sabor que combina con casi todo. Casi siempre se usa para untar crackers, tostadas y ricos sándwiches en los que se combina con mermelada de fresa o uva. Pero también sirve para hacer ricas galletas que te recargan de energía a media mañana o en la tarde  

La mantequilla de maní  (crema de cacahuate) es un alimento noble: surgió como un alimento suave lleno de proteínas y calorías para aquellos que no podían masticar carne y luego se convirtió en la comida de los soldados en las guerras mundiales. Ahora deleita paladares por su rico sabor en mousse o galletas como estas que te pueden recargar baterías en una merienda.

Para esta receta puedes usar mantequilla de maní de la que venden en el súper, pero si quieres un mejor resultado podrías prepararla en casa (licuando o procesando maní hasta hacer una pasta).

Aprovecha esta receta fácil y rápida para hacer estas ricas y energéticas galletas / Foto de Comida creado por BalashMirzabey - www.freepik.es

Para hacer estas galletas de mantequilla de maní vas a necesitar:
1 huevo
¾ de taza de azúcar
1 taza de mantequilla de maní (cremosa)
1 cucharadita de vainilla

¿Cómo se preparan?
Enciende el horno a 180º C (350º F). Unta mantequilla en un molde y espolvoréalo con harina o cúbrelo con papel de hornear.

1. Bate el huevo hasta que forme bastante espuma, entonces agregas el resto de los ingredientes hasta que queden bien mezclados. Ahora con esta masa forma bolitas y las colocas a al menos 2 cm de distancia entre elas. Aplástalas un poco con los dedos o con la ayuda de un tenedor.

2. Hornea las galletas durante 10 minutos o hasta que estén doradas. Deja que enfríen antes de retirarlas de la bandeja. Estas galletas puedes guardarlas en un recipiente hermético, siempre y cuando dejes que enfríen completamente antes de ponerlas en el envase.
 

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Más Noticias

Más Noticias