Jericallas de Guadalajara: el flan más rico y ligero que vas a disfrutar

Jericallas de Guadalajara: el flan más rico y ligero que vas a disfrutar

Este postre insignia de Jalisco es muy especial porque queda a medio paso entre una natilla y un flan. Salió de una receta de un hospicio en Guadalajara, donde la preparaban las monjas. Se elabora con apenas 5 ingredientes: leche, huevos, azúcar, vainilla y canela  

El extraño nombre de Jericallas se deriva del pueblo natal de una monja del Hospicio Cabañas, en el antiguo barrio de San Juan de Dios en el centro de Guadalajara, quien al atender a tantos niños olvidó la mezcla que tenía en el horno, por lo que al sacar los moldes, la superficie estaba quemada.

(Foto de portada: Photo by Ju Guan on Unsplash)

La natilla queda con una característica superficie quemada / Foto de Comida creado por KamranAydinov - www.freepik.es

La monja provenía de Jérica (o Xérica), en la comunidad de Valencia, en España. Y a pesar de que esta natilla-flan estaba quemada, a los niños les encantó y se convirtió en un postre muy popular, ya que era aún más ligero que un flan. Como era oriunda de Jérica, a estas natillas se les llamó Jericallas.

Ahora es uno de los postres insignia de Guadalajara, capital del estado de Jalisco.

Para obtener 5 porciones de Jericallas de Guadalajara vas a necesitar:
1 y ¼ de taza de leche entera + ¾ de taza de leche evaporada
½ taza de azúcar
1 cucharadita de vainilla
1 yema
2 huevos enteros
1 astilla de canela o ½ cucharadita en polvo

¿Cómo se preparan?
1. En una olla mezcla las leches con el azúcar, la vainilla y la canela. Cocina a fuego alto por unos 2 minutos. Baja el fuego (a medio) y cocina siempre revolviendo. Cuando vuelva a hervir, pon a fuego bajo y deja que hierva unos 10 minutos. Retira del fuego y deja en reposo para que enfríe un poco.

2. Precalienta el horno encendiéndolo a 180º C (350º F).
Bate los huevos y la yema. Añade a la mezcla de leches que ya debe estar fría. Bate bien hasta que se integren y cuela. Vierte en moldes individuales. Colócalos en una bandeja con agua caliente para hornear a baño María durante 40 minutos.

3. Luego, debes colocar el horno en Broil para que se dore la superficie y produzca la característica apariencia de quemado de las jericallas. Eso debe tomar unos 5 minutos. Retira del horno y cuando enfríe, lo dejas al menos 1 hora en la nevera.
 

Karla Sofía Espinoza

Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias