Al Horno

Galletas de jengibre y almendras: fáciles y cremosas ¡sin gluten y sin azúcar!

Cuando horneas galletas, tu casa se inunda de un espectacular olor. Esa es una buena “excusa” para hacer estas galletas de jengibre con almendras, que son suaves y cremosas, porque incluyen entre sus ingredientes queso crema

Cuando horneas galletas, tu casa se inunda de un espectacular olor. Esa es una buena “excusa” para hacer estas galletas de jengibre con almendras, que son suaves y cremosas, porque incluyen entre sus ingredientes queso crema

Estas galletas de jengibre y almendras son al más puro estilo keto, porque no contienen harina de trigo ni azúcar. Eso sí, contienen muchas especias y por eso quedan aromáticas y deliciosas. Recuerda que el jengibre es una especia que se usa en medicina tradicional, pero también tiene su espacio en la cocina y la pastelería. 

(Foto de portada: Photo by Trình Minh Thư on Unsplash)

Puedes agregar a la masa, unos trocitos de chocolate / Photo by Nathan Dumlao on Unsplash

Revisa esta receta fácil y rápida de galletas de jengibre y almendras:

6 cucharadas harina de almendras + 1 cucharada de cacao
75 g mantequilla, a temperatura ambiente
2 cucharaditas de jengibre en polvo
1 cucharada grande de queso crema
1 cucharadita de canela en polvo
1 cucharadita de polvo para hornear apto para celíacos (receta al final)
1 cucharadita de vainilla
¼ cucharadita de nuez moscada molida
1-2 cucharaditas de estevia (depende de lo dulce que las quieras)

¿Cómo se preparan?
1. Mezclar la mantequilla y el queso crema con una batidora manual. Cuando se hayan integrado bien, se añaden los demás ingredientes y se bate hasta que tengan una consistencia homogénea. Amasa y le das forma redondeada. Ese redondel de masa lo envuelves en papel film o plástico de cocina y lo pones en el refrigerador durante al menos media hora.

2. Pasado el tiempo, enciendes el horno a 175º C (350º F).
Tomas la masa y la colocas sobre un papel antiadherente y encima le pones otro papel. Aplanas la masa con un rodillo hasta dejarla como de medio centímetro. Ahora sólo tienes que quitar el papel de arriba y comenzar a cortar las galletas. Debes cortarlas dejando espacio entre ellas, ya que al terminar tendrás que retirar la masa sobrante y tomar el papel y ponerlo en una bandeja con las galletas. La masa es muy suave y si intentas pasar las galletas a la bandeja se romperán.

Con la masa sobrante puedes hacer unas cuantas galletas más.

Pon las galletas en el horno por cerca de 10 minutos. Debes estar pendiente de que no se quemen, así que debes fijarte bien cuando los bordes ya estén dorados.

*El polvo de hornear apto para celíacos se hace con: 50 g de bicarbonato de sodio, 25 g de almidón de maíz (maicena) y 50 g de cremor tártaro. Mezcla bien. Guarda en un frasco limpio con tapa, en un lugar seco.

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Más Noticias

Más Noticias