Al Horno

Galletas María caseras: fáciles y sin gluten

Esos bizcochitos dulces mejor conocidos como galletas María son una delicia a la que pocos se resisten. Son ingredientes en muchas tartas frías y en las bases de los cheesecake, aunque también son ideales para acompañar té o café, una taza de chocolate o leche caliente. En fin, que esta receta fácil te será de mucha utilidad  

Esos bizcochitos dulces mejor conocidos como galletas María son una delicia a la que pocos se resisten. Son ingredientes en muchas tartas frías y en las bases de los cheesecake, aunque también son ideales para acompañar té o café, una taza de chocolate o leche caliente. En fin, que esta receta fácil te será de mucha utilidad  

Se llaman María en honor al matrimonio de la princesa María Aleksándrovna, hija del zar de Rusia, con el duque Alfredo I, de Sajonia Coburgo. La fábrica británica de galletas Peek, Frean & Co fue la encargada de hacer estos bizcochitos que llevaban grabado el nombre de la princesa.

Se remojan sin que de desmoronen fàcilmente

¿Por qué desde su presentación, en 1874, hasta el día de hoy son tan famosas y tan consumidas en todo el mundo? Cuando aparecieron se hicieron muy populares porque no sólo eran muy sabrosas, sino que también eran muy baratas. Además, tienen el dulzor adecuado y lo más importante: tienen la cantidad adecuada de humedad que permite que sean remojadas en leche, chocolate, café o sin que se desmoronen tan fácilmente.   

Vas a necesitar:
250 g de harina de arroz
250 g de maicena
65 g de azúcar moreno
100 g de azúcar blanca 
1 cucharada de vainilla
165 g de mantequilla a temperatura ambiente
1 huevo grande
½ cucharadita de polvo de hornear
100 ml de leche entera (la cantidad que necesites)

¿Cómo se prepara?
Mezcla la harina y la maicena con el polvo de hornear. Luego los mezclas con los dos tipos de azúcar. Cuando estos ingredientes secos estén bien integrados, abre un hoyo en el centro de esta mezcla y coloca la mantequilla ablandada, además del huevo y la vainilla. 

Mezcla bien todo de tal manera que se integre. Si ves que no se terminan de mezclar bien, añade un poco de leche en cucharadas.

Pasa la mezcla a una superficie para amasarla con las manos y añade otras cucharadas de leche para que todo termine de integrarse. Cuando tengas una masa homogénea, dale forma de bola y aplánala un poco. Envuélvela en papel film y déjala en la nevera al menos media hora.

Debes precalentar el horno a 180º C (350º F) al menos 10 minutos antes de introducir las galletas. 

Saca la masa del refrigerador y divide en dos. Extiende una de las porciones en una superficie con la ayuda de un rodillo. Deben quedar muy delgadas. Puedes cortarlas con moldes, con un vaso o las haces rectangulares con la ayuda de un cuchillo. 

Puedes tomar la masa sobrante y la unes a la porción de mezcla que aún queda. Estiras y le das forma a las galletas.  

Colócalas (guardando unos centímetros de distancia entre una y otra) en una bandeja forrada en papel de hornear y llévalas al horno por 10 minutos.


Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Más Noticias

Más Noticias