Al Horno

Focaccia: te damos el paso a paso para hacer este pan tradicional italiano

Es como un pan muy delgado o una galleta cracker muy gruesa. Es excelente para comer salmón, queso, o una ensalada capresa. O simplemente rociado con aceite de oliva. Si te gustan los panes, la focaccia es un pan que debes probar. ¡Prueba esta receta fácil!  

Es como un pan muy delgado o una galleta cracker muy gruesa. Es excelente para comer salmón, queso, o una ensalada capresa. O simplemente rociado con aceite de oliva. Si te gustan los panes, la focaccia es un pan que debes probar. ¡Prueba esta receta fácil!  

Se dice que este pan nació en los pueblos de las costas italianas, donde el pan no leudaba bien debido al ambiente lleno de sal. Otros cuentan que este pan aplanado se volvió popular entre pescadores y marineros porque era muy práctico para llevarlo a todos lados y se conservaba por más tiempo. Nadie es caoaz de dar con el verdadero origen de la focaccia.

Espárcele sal marina cuando lo saques del horno

La focaccia sobrevive al día de hoy como un pan delgado que se hornea generalmente con romero, aunque también se hace con aceitunas, queso o tomates. Puedes usarlo para acompañar salmón ahumado o queso, o simplemente rociado con aceite de oliva.

Para esta receta fácil de focaccia de limón y romero vas a necesitar:

350 g de harina
210 ml de agua tibia
1 cucharadita de levadura seca (la que se usa en panadería)
1 cucharada de aceite de oliva
1 cucharadita de sal
2 cucharaditas de azúcar
1 limón o lima (lavado y cortado en rodajitas)
Romero fresco
1 cucharadita de sal marina (para espolvorear sobre la focaccia ya horneada)

¿Cómo se prepara?
Entibia el agua (no puede estar muy caliente porque si no va a dañar la levadura) y disuelve allí la levadura.

Tamiza la harina en un recipiente. Ábrele un hoyo en el centro, como si fuera un volcán, y coloca allí el agua con la levadura. Agrega la sal, el aceite de oliva y el azúcar. Con todos estos ingredientes, empieza a amasar hasta que te quede una masa compacta. Entonces tapa con un paño y coloca en un lugar cálido (puede ser cerca de la estufa) para que repose y leve por, al menos, media hora.

Ahora saca la masa del recipiente y coloca en una superficie espolvoreada con harina. Estira con rodillo y pon en una bandeja forrada con papel de hornear. Deja que repose otra media hora más en la bandeja.

Enciende el horno a 180ª C (350º F).

Lava y corta en rodajas finas el limón y colócalas sobre la focaccia. Esparce también las hojas de romero. Pincha la masa con un mondadientes en varios lugares.

Lleva al horno por unos 30 minutos. Al retirar del horno, espárcele encima sal marina.


 

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Más Noticias

Más Noticias