Al Horno

Consiéntete con unas galletas Oreo caseras: hazlas del tamaño que quieras

Te vas a sorprender de cómo quedan tus propias galletas Oreo, son fáciles de elaborar, y además vas a poder hacerlas del tamaño y la forma que quieras. Aquí también te decimos cómo hacer la famosa cremita de vainilla. Puedes aprovechar este Halloween y darles la forma que quieras: calabazas o vampiros  

Te vas a sorprender de cómo quedan tus propias galletas Oreo, son fáciles de elaborar, y además vas a poder hacerlas del tamaño y la forma que quieras. Aquí también te decimos cómo hacer la famosa cremita de vainilla. Puedes aprovechar este Halloween y darles la forma que quieras: calabazas o vampiros  

Estas galletas Oreo caseras las puedes personalizar. No sólo les das la forma que quieras (cuadradas, corazón o simplemente hacerlas más grandes) también puedes cortarlas con formas alusivas al Halloween.

Espera que se enfríen para rellenarlas

Para esta receta de galletas Oreo caseras vas a necesitar:

220 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
150 g de azúcar
5 ml de esencia de vainilla
200 g de chocolate oscuro
1 huevo
210 g de harina de repostería
90 g de cacao en polvo
5 g de sal
3 ml de bicarbonato de sodio

*Relleno
110 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
230 g de azúcar glass
5 ml de esencia de vainilla
15 ml de leche
1 g de sal

¿Cómo se preparan?
Coloca en un recipiente los ingredientes secos: la harina con el cacao en polvo, la sal y el bicarbonato. En otro recipiente, derrite la mantequilla en el microondas y deja que entibie. Por otro lado, derrite el chocolate a baño de María.

Bate la mantequilla con el azúcar y luego agrega el chocolate fundido y la vainilla. Bate muy bien. Agrega el huevo. Tamiza encima los ingredientes secos y mezcla con una cuchara o una espátula hasta conseguir una masa homogénea.

Deja reposar en la nevera por una hora. Después, colocas la masa en plástico de cocina (papel film),  haz un cilindro de unos 6 cm de diámetro y cierra bien los extremos (esto es para hacerlas parecidas a las Oreo comunes, pero recuerda que las puedes hacer cuadradas, ovaladas, darles forma de corazón o más grandes, ¡tú pones los límites!). Refrigera por dos horas. 

Precalienta el horno a 170º C (340º F) y prepara dos bandejas: engrasadas y enharinadas o forradas en papel de hornear.

Remueve el plástico de la masa y empieza a cortar porciones delgaditas, muy finitas, y coloca en la bandeja. Hornea durante 20 minutos (recuerda que el horno debe haber estado encendido durante al menos 10 minutos, antes de colocar las Oreo).

Relleno: Mezcla con batidora eléctrica de varillas la mantequilla hasta que quede cremosa, agrega el azúcar glasé y la vainilla. Bate sin parar y cuando estén bien integradas añade la sal y la leche. Bate hasta que quede una crema uniforme.

Cuando las galletas estén frías colócales una cucharadita de relleno a unas y encima coloca otra galleta y así hasta completar todas.

El dato: puedes estirar la masa y en vez de hacer un cilindro, guardarla toda estirada (tendrás que estirarla en varias bandejas, pero va a valer la pena) ¿por qué? Porque cuando retires el papel plástico, vas a usar cortadores con forma de calabazas o vampiros.

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Más Noticias

Más Noticias