Al Horno

Conoce el paso a paso para hacer Pan de Muerto

El Día de los Muertos, en México, da lugar a una tradición que se hace acompañar de recetas como el Pan de Muerto, un pan dulce, cuya forma es un homenaje a los difuntos. ¡Toma nota de cómo hacer este postre y forma parte de esta centenaria costumbre!  

El Día de los Muertos, en México, da lugar a una tradición que se hace acompañar de recetas como el Pan de Muerto, un pan dulce, cuya forma es un homenaje a los difuntos. ¡Toma nota de cómo hacer este postre y forma parte de esta centenaria costumbre!  

Se acercan el Día de Todos los Santos y el Día de los Difuntos, fechas llenas de tradiciones en Hispanoamérica.  Uno de los sitios donde las celebraciones son muy especiales y coloridas es México, país en el que abundan recetas y coloridas costumbres. 

Una de las recetas mexicanas por el Día de los Muertos más reconocidas es el Pan de Muerto.   

El Pan de Muerto tiene una decoración simbólica

Lo que necesitas:
500 g de harina de trigo
150 g de azúcar
1 cucharada de levadura instantánea
1 cucharadita de esencia de azahar
1 cucharadita de sal
3 huevos
Ralladura de limón
150 ml de agua de cempazuchitl (o 150 ml de leche)
250 g de mantequilla cortada en cuadritos y puesta a temperatura ambiente

Para decorar:
1/3 taza de mantequilla fundida para el acabado y 200 gramos de azúcar para espolvorear.

Para prepararlo:
Empieza mezclando harina, azúcar, levadura y sal. Aparte, bate un poco los huevos con la esencia de azahar y la ralladura de limón.

Vacía los ingredientes secos en una superficie para amasar. Abre un hoyo en el centro de la harina y coloca los huevos. Comienza a amasar. Agrega la leche o agua de cempazuchitl (se hace con 150 ml de agua hirviendo y se le agregan los pétalos de dos botones de cempazuchitl, conocida como la Flor de las 400 vidas).

Amasa durante unos 20 minutos. Añade la mantequilla. Continúa amasando hasta que ya no esté pegajosa y pueda estirarse sin problemas. Haz una bola y la dejas en un recipiente grande tapado con una toalla. Déjalo en un lugar cálido para que fermente y doble su tamaño.

A los Panes de Muerto hay que darles cierta forma según la tradición mexicana: toma una porción de la masa y forma una bola que quepa en la palma de tu mano, colócala en la bandeja para hornear y la aplastas un poco (esa es una “tumba”). Luego haces dos bastoncitos (los ruedas con los dedos abiertos para darles una forma irregular) y los colocas cruzados encima del pan.  Los bastoncitos representan los huesos.

Luego haces una bolita del tamaño de una canica y la colocas donde se unen los dos bastoncitos, en el centro del pan. Esa bolita representa el cráneo. 

Después que hayas hecho todos los panes los pones en una bandeja engrasada y enharinada y los dejas reposar por 30 minutos.

Los llevas a un horno precalentado a 200º C (390º F) por 15 minutos. Apenas salgan los untas con mantequilla derretida y les espolvoreas azúcar (representa las lágrimas de los muertos).

Aquí una receta de Pan de Muerto con leche condensada:

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Más Noticias

Más Noticias