Al Horno

Con este secreto las Buffalo wings quedan crujientes en el horno

Si te fascinan las alitas con salsa Buffalo, pero no te va bien eso de freírlas, pues considera hornearlas porque con esta receta te van a quedar muy sabrosas. La salsa te permitirá bañarlas en un picante con toque dulce. ¡Tienes que probarlas!  

Si te fascinan las alitas con salsa Buffalo, pero no te va bien eso de freírlas, pues considera hornearlas porque con esta receta te van a quedar muy sabrosas. La salsa te permitirá bañarlas en un picante con toque dulce. ¡Tienes que probarlas!  

Las alitas de pollo estilo Buffalo son un clásico de la cocina de Estados Unidos que se originó en la ciudad de Buffalo, en el estado de Nueva York. Se volvieron populares por su salsa picante y porque son piezas con el tamaño ideal para comerlas con las manos.

La salsa Buffalo consta de salsa picante y mantequilla

Para que estas alitas queden crujientes en el horno debes colocarlas en una rejilla para que se doren parejo y debes cubrir las piezas con polvo de hornear en vez de harina.

¡Ponte manos a la obra!

Lo que necesitas:
1 kilo de alitas de pollo
1 cucharadita paprika
2 cucharadas polvo de hornear
1 cucharadita ajo en polvo
1 cucharadita sal
½ cucharadita cebolla en polvo
½ cucharadita pimienta negra molida

*Salsa buffalo para alitas:
60 g de mantequilla
150 g de salsa picante 
1/2 cucharadita de pimienta negra
1 cucharadita de ajo en polvo
1 cucharada de salsa inglesa 
1 cucharadita de sal 
1 cucharada de azúcar morena 

Para prepararlas:
Corta las alitas si aún están en una sola pieza. Lava y sécalas. Colócalas en un recipiente y sazónalas con la pimienta, ajo, cebolla, sal, pimienta y paprika. También colócale el polvo de hornear. Mézclalas bien para que queden impregnadas.

Para llevarlas al horno trata de ponerlas en una bandeja con una rejilla engrasada. Las alitas van en la rejilla. Llévalas a un horno precalentado a 220º C por 30 minutos. Al cabo, las sacas y las volteas y las vuelves a meter al horno por otros 30 minutos.

Para hacer la salsa: derrite la mantequilla en una olla. Añade la salsa picante (si no tienes puedes hacerla con 150 ml de agua y 20 gramos de pasta Harissa, que es un picante magrebí), el ajo, la pimienta, el azúcar, la salsa inglesa y la sal. Revuelve constantemente. Cocina a fuego lento por 15 minutos. Si deseas espesarla puedes agregar una cucharadita de almidón de maíz o maicena. 

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Más Noticias

Más Noticias