Al Horno

Bizcocho esponjoso marmoleado o cebra: hazlo con este sencillo paso a paso

Cuando lo cortas y ves el patrón marmoleado seguro piensas que no lo podrás hacer ("debe ser un molde especial o algo industrial"). No, este es un bizcocho  jaspeado (como también lo llaman) que se puede hacer fácilmente en casa y te va a quedar igual de esponjoso y de diseño formidable. Aprovecha esta receta y hazlo tipo cebra también. ¿Qué tienes que hacer? Seguir nuestro paso a paso  

Cuando lo cortas y ves el patrón marmoleado seguro piensas que no lo podrás hacer ("debe ser un molde especial o algo industrial"). No, este es un bizcocho  jaspeado (como también lo llaman) que se puede hacer fácilmente en casa y te va a quedar igual de esponjoso y de diseño formidable. Aprovecha esta receta y hazlo tipo cebra también. ¿Qué tienes que hacer? Seguir nuestro paso a paso  

Esta torta o pastel tiene un diseño maravilloso que es muy fácil de hacer y con el que podrás sorprender a amigos y familiares. ¡Te vas a ganar unos aplausos con este bizcocho! Aquí te decimos el secreto para que lo hagas como mármol o como cebra.

También puedes aprovechar y hacer un patrón cebra

Para esta torta marmoleada que rinde para 10 personas vas a necesitar:
2 tazas de harina 
1 taza de azúcar
½ taza de leche
50 g de mantequilla sin sal
150 g de chocolate negro (al menos 70% de cacao)
5 huevos grandes
1 cucharadita de sal
1 cucharada de esencia de vainilla
8 g de polvo de hornear (o medio sobre de levadura química)

¿Cómo se prepara?
Derrite el chocolate con la mantequilla a baño de María (pon a hervir agua en una olla, cuando hierva colocas encima un recipiente resistente al calor con el chocolate y la mantequilla y revuelves a medida que se derriten) o si lo prefieres en microondas (pero recuerda que debes hacerlo por pocos segundos y en varias tandas para que no se queme).

Forra el fondo y las paredes de un molde de pastel o torta de 22 cm de diámetro y lo rocías con aceite en spray. 

Separa las claras y yemas. A las claras les agregas la sal y las mezclas con batidora de varillas. Cuando las claras estén esponjosas, añades la mitad del azúcar y bates por unos 10 minutos hasta que estén firmes, que cuando pongas el recipiente boca abajo las claras ni se muevan. 

Ahora dedica tiempo a batir las yemas con la leche, el resto del azúcar y la vainilla. Bate hasta que se forme espuma. En ese momento agrega la harina y el polvo de hornear tamizados. Mezcla todo hasta que quede una pasta uniforme.

Integra poco a poco y de manera envolvente, las claras a la mezcla de leche y yemas. Debes hacerlo lentamente y con cuidado para no perder el aire que tienen las claras y que es lo que nos permitirá tener un bizcocho esponjoso. 

Una vez que todo esté integrado, toma la mitad de la mezcla y ponla en otro recipiente y le vas a agregar el chocolate y la mantequilla derretidos. Integra el chocolate a la mezcla de manera envolvente.

Ten cerca los dos recipientes (el de la masa blanca y el de la masa de chocolate) porque vas a intercalarlas en el molde de la manera en la que prefieras: puedes verter un poco de masa blanca en el fondo y luego viertes con una cuchara unas “manchas” de mezcla de chocolate. Puedes poner masa blanca con una cuchara y luego otras manchas de chocolate y así hasta el final. Puedes pasar una cuchara por el centro para hacer algún diseño. La idea es intercalar los colores y eso es lo que nos dará el patrón de mármol que buscamos.

¿Cómo haces el patrón cebra? Colocas dos cucharadas de mezcla blanca en el centro del molde, luego colocas encima dos cucharadas de chocolate, encima dos de blanca … y así hasta el final.

Lleva a un horno precalentado a 175º C (350º F) por 65 minutos o hasta que al introducir un palillo en el centro, este salga limpio.

Desmolda en caliente y deja enfriar en una rejilla.

Aquí puedes revisar otra receta de bizcocho marmoleado

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Más Noticias

Más Noticias