Al Horno

Bizcocho esponjoso japonés versión chocolate: te va a fascinar

Ahora te traemos otro esponjoso japonés, aunque esta vez en versión chocolate. El principio es el mismo: levantar este bizcocho sin ayuda de levaduras o polvos de hornear, como se hacía en la pastelería tradicional. Una vez listo podrás decorarlo como quieras y disfrutarlo como merienda o lucirlo frente a invitados

Ahora te traemos otro esponjoso japonés, aunque esta vez en versión chocolate. El principio es el mismo: levantar este bizcocho sin ayuda de levaduras o polvos de hornear, como se hacía en la pastelería tradicional. Una vez listo podrás decorarlo como quieras y disfrutarlo como merienda o lucirlo frente a invitados

Estos bizcochos japoneses se han vuelto una obsesión en Occidente. Aunque no son propiamente japoneses, porque en realidad se hacen en muchos países asiáticos, donde llaman la atención de los turistas porque son temblorosos. Aquí te decimos cómo hacer uno de chocolate.

Le haces unos cortes a la superficie en forma de estrella

Para este bizcocho esponjoso japonés de chocolate vas a necesitar:

50 g de harina de trigo todo uso
10 g de cacao
30 g de aceite
3 huevos grandes
60 g de azúcar
1 cucharadita de vainilla
1 pizca sal
5 cucharadas de leche

¿Cómo se prepara?
Enciende el horno a 150º C (300º C) y separa las yemas y las claras, éstas últimas refrigéralas.

Pon la leche y el aceite a calentar en una olla a fuego bajo. El líquido debe calentarse, no hervir. Si tienes termómetro de cocina, entonces verifica que no pase de 70ºC. Retira del fuego.

Tamiza la harina y el cacao. Los agregas a la leche con el aceite. Remueve bien y ahora añade una a una las yemas, siempre batiendo, y finalmente la vainilla.

Ahora saca las claras de la nevera y les echas una pizca de sal y comienzas a batirlas con batidora de varillas. Cuando empiecen a hacer espuma agrega el azúcar en 3 tandas. Estará lista cuando se formen picos.

Entonces toma una parte (como una tercera parte) de las claras y la integras, de manera envolvente con la mezcla de leche, aceite, cacao y yemas. Una vez integradas bien, llevamos esta mezcla al resto de las claras y las integramos de manera envolvente. Cuando ya tengamos una mezcla espumosa uniforme en color, la vertemos en el molde (desmontable si es posible de 15 cm x 8 cm). 

El molde no está untado con grasa, porque la idea que es una vez que el bizcocho se pegue a las paredes, ya no pueda bajar. Dale unos golpes para que se asiente la masa y alisa la superficie con un palillo (haciendo espirales desde el centro, así eliminas burbujas de aire en la parte de arriba).

Llévalo al horno durante 35-40 minutos. Luego de 13 minutos puedes sacarlo y le haces unos cortes en la superficie (en cruz o en estrella) y lo devuelves al horno.

Cuando lo saques del horno, le das un par de golpes por los costados y lo pones boca abajo sobre dos tazas (es para que no se hunda). Déjalo allí hasta que enfríe. Para desmoldar, debes pasarle un cuchillo por los bordes.

Receta vía www.recetasdesbieta.com

Aquí tienes otra receta, por si quieres intentar otro método de bizcocho esponjoso de chocolate:

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Más Noticias

Más Noticias