Al Horno

Bizcocho de chocolate y frutos secos, para chuparse los dedos

La torta o tarta, una protagonista permanente en los postres y platillos dulces de la gastronomía internacional, posee múltiple variantes según la cultura culinaria que la elabore, pero hay algo seguro, a casi todos nos gusta, juntos con los panes y las galletas. Veamos esta receta muy fácil.

Bizcocho de chocolate y frutos secos, para chuparse los dedos
Bizcocho de chocolate y frutos secos, para chuparse los dedos

Se cree que esta preparación se remonta a prácticamente el surgimiento de la harina de trigo, a la cual se le agregaron manteca (algún tipo), leudante, azúcar y frutas y por lo general envuelta en una capa dulce. Sin embargo, en el mundo de la cocina sus variantes y evolución han sido múltiples sobre la base antes mencionada y que obedece a la culinaria universal; es español comenzó con el nombre pastel cuya raíz en proviene de francés antiguo “pastel”, para definir a las preparaciones saladas con masa, pero en la medida que evolución la pastelería se extendió a la elaboración de tartas o tortas, en la más dulce de todas las industrias. Hoy haremos un bizcocho de chocolate con frutos secos, un sabor fuera de serie.

Pastel navideño de chocolate y frutos secos

Ingredientes:

 

Preparación:

Paso 1

Bate 4 huevos con 100 g de azúcar hasta que se forme una espuma blanca espesa, añade luego la harina y la levadura tamizadas, con movimientos envolventes.

Paso 2

Vierte la mezcla en una bandeja apta para horno forrada con papel sulfurizado y nivélala para que quede una plancha fina de igual grosor; cuece 12 minutos en el horno precalentado a 170o y deja enfriar.

Paso 3

Trocea el chocolate y fúndelo con la leche y el azúcar restante. Incorpora las hojas de gelatina hidratadas y escurridas, mezcla bien y vierte en un bol.

 

Paso 4

Casca los huevos restantes separando las yemas de las claras y monta estas a punto de nieve. Monta también la nata, añádela al chocolate con movimientos envolventes y luego agrega las claras.

Paso 5

Vierte 1/3 de esta mousse en un molde redondo forrado con papel sulfurizado y cuájala en la nevera. Corta el bizcocho en 3 círculos 2 cm más pequeños que el molde, coloca uno sobre la base de mousse ya cuajada y cúbrelo con más mousse. Repite la operación 2 veces y reserva el milhojas en la nevera hasta que cuaje. Pasa la mousse que haya quedado a una manga pastelera de boquilla ancha y rizada y refrigérala también.

Paso 6

Desmolda el milhojas, espolvoréalo con el cacao y decóralo con la mousse reservada, los frutos secos troceados y las bolitas de chocolate.

J.R. Cordero

Periodista, escritor. Amante de la poesía, la buena música y el queso. Especialista en contenidos digitales. + info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias