Al Horno

Cómo arreglar estos 10 problemas comunes al hornear un bizcocho

Aunque realizar bizcochos es un procedimiento sencillo, en algunas ocasiones nuestras recetas no tienen el final esperado, pero esto no debe preocuparte, acá te diremos cuáles son los 10 problemas más comunes y cómo evitarlos.

Aunque realizar bizcochos es un procedimiento sencillo, en algunas ocasiones nuestras recetas no tienen el final esperado, pero esto no debe preocuparte, acá te diremos cuáles son los 10 problemas más comunes y cómo evitarlos.

Si eres un fanático de los bizcochos y siempre prepararas en casa, pero por alguna extraña razón en ocasiones no quedan como desearías, te explicaremos cómo hacer para que esto no te suceda más y así convertirte en todo un maestro repostero.

Problemas comunes al hornear un bizcocho

1. Sale muy seco: verifica que estés usando la cantidad suficiente de ingredientes húmedos, no uses los ingredientes secos en exceso y no olvides utilizar un reloj con alarma para que no dejes tus pasteles mucho tiempo en el horno.


2. Le falta cocción: si tu pastel está crudo en el centro, a pesar de que lo horneaste el tiempo que indicaba la receta, puede que tu horno estuviera muy frío, recuerda siempre precalentarlo antes de cocinar.

3. Mezcla partida: cuando la mantequilla y el azúcar han sido batidos por demasiado tiempo, es momento de dejar de batir y añadir los ingredientes secos.

4. Se hunde: si tu bizcocho está crudo en el centro, cocínalo durante unos minutos más. Si no se esponja, puede que haya un problema con uno de los agentes que lo elevan, la cobertura ayudará a disimular un poco esta situación.


5. Se pega en el molde: deja que se enfríe por media hora, esto evitará que se parta cuando lo intentes sacar, pasa un cuchillo en la orilla para aflojarlo un poco y da la vuelta colocando una rejilla para atrapar el bizcocho. 

Problemas comunes al hornear un bizcocho

6. Se desborda la mezcla: no llenes más de dos terceras partes tus moldes; esto para dejar espacio a que el bizcocho suba. 


7. Se quema: si se ha quemado más allá de cualquier salvación, no debes seguir trabajando en él, si puedes salvarlo, utiliza un cuchillo de sierra para eliminar cualquier parte quemada, usa tu cobertura para disimular esas partes.


8. Se agrieta de arriba: significa que se ha elevado muy rápido. Esto puede haberse dado porque la temperatura del horno es muy elevada o bien, porque había mucha levadura u otro agente. 


9. Salen bordes crujientes o grasientos: Esto usualmente pasa cuando se ha untado demasiada mantequilla en los alrededores del molde esto tiene un efecto de freír el bizcocho cuando la mantequilla se derrite.


10. Resulta muy pesado: esto significa que no lo batiste lo suficiente, batir es muy importante, ya que incorporas aire al bizcocho y así se vuelve más ligero y esponjoso. 

Recuerda siempre seguir al pie de la letra las indicaciones para la preparación de tus bizcochos, en la repostería es importante utilizar las cantidades exactas para así evitar cualquiera de estos comunes problemas y ¡Buen Provecho!

Marian Avila

Periodista y contadora de historias desde hace más de 20 años, fanática de la palabra y del estudio de la comunicación. Experta en ecosistemas digitales y medios, seguidora de los hechos que mueven a las personas y el mundo, amante de la cocina y del placer de un buen plato.+ info

Más Noticias

Más Noticias