En Frío

Yogurt griego, una delicia cremosa que no puedes dejar de preparar en casa

Nada más delicioso y saludable que el yogurt griego. Es una variante de la receta clásica del yogurt común la cual queda mucho más cremosa.  Una receta ideal para preparar un postre delicioso y saludable. Es super fácil de preparar y no te llevará mucho tiempo. Podés acompañarlo con frutos secos, frutos rojos o de estación y queda buenisimo.

Nada más delicioso y saludable que el yogurt griego. Es una variante de la receta clásica del yogurt común la cual queda mucho más cremosa.  Una receta ideal para preparar un postre delicioso y saludable. Es super fácil de preparar y no te llevará mucho tiempo. Podés acompañarlo con frutos secos, frutos rojos o de estación y queda buenisimo.

El yogur griego tiene su nombre porque su receta tradicional es la receta griega pese a que sus origenes se creen que fueron en Turquía. Es un producto lácteo fermentado que se puede preparar con leche de vaca, de cabra u oveja como era la receta original.  Esta versión del yogurt se destaca por ser más cremosa y espesa. Se realiza como el yogurt natural comun con la diferencia que se lo concentra para que quede mucho más cremoso y sabroso. 

Lo mejor de esta preparación es que con algo super simple podés lograr un postre saludable y perfecto. Es una receta super fácil de preperar que tenés que probar en casa. Acompañalo con lo que más te guste que queda bien: frutos rojos, frutos secos, mix de cereales. Probalo y contame cómo te queda.

Yogurt griego casero

Ingredientes para hacer yogurt griego:

Cómo hacer yogur griego casero 

Mezclamos la leche en polvo con el yogurt natural.

Calentar  la leche hasta que alcance una temperatura de 70ºC máximo,  no más porque se mueren las bacterias del yogur.

Añadimos a la emzcla de yogur y leche en polvo,  y mezclamos con suavidad.

Tapamos inmediatamente el recipiente y así cerrado lo envolvemos con una toalla o trapo para que no pierda calor y lo dejamos toda la noche en un lugar cálido como ouede ser encima de la nevera.

Pasadas 12 horas, comprobamos que el yogurt esté con consistencia y lo colamos en un lienzo o repasador bien limpios. Ponemos el lienzo cubriendo la superficie del colador, y el colador  arriba de un bol.

Vertimos el yogurt sobre el lienzo  y dejamos 4hs que escurra en la heladera. Esto es para que se filtre el suero líquido, y el yogurt quede con una consistencia  más espesa y cremosa.

Melanie Cossetti

Bióloga de profesión. Cocinera aficionada. Especialista en marketing digital y creadora de contenidos.+ info

Más Noticias

Más Noticias