Qué tomamos?

Te enseñamos la mejor y más fácil manera de hacer infusión de café: cold brew

Con el método cold brew, el café conserva todos sus nutrientes, tiene matices más intensos, es menos amargo y ácido, pero contiene más cafeína. En muchas cafeterías, ya lo preparan de esta manera, pero tú lo puedes hacer en casa. Toma nota de nuestras recomendaciones  

Con el método cold brew, el café conserva todos sus nutrientes, tiene matices más intensos, es menos amargo y ácido, pero contiene más cafeína. En muchas cafeterías, ya lo preparan de esta manera, pero tú lo puedes hacer en casa. Toma nota de nuestras recomendaciones  

Al decir que el café lo harás con el método cold brew, seguro piensas que vas a tener que comprar una nueva cafetera. No, de lo único que debes ocuparte es de tener filtros o mangas para colar, aunque si tienes una cafetera de prensa francesa, puedes hacerlo allí.
 

Lo que obtienes es un concentrado de café que debes "rebajar" con leche o agua


Cold brew se trata de una infusión en frío, en la que el café expone o revela sus sabores y aromas a través de un método de inmersión y no por calor. El resultado es una infusión con más cafeína, y un café menos amargo y menos ácido.

Y, en caso de que lo estés pensando, no es simplemente café frío. Un café frío podrías hacerlo simplemente extrayendo la infusión como haces habitualmente (con agua caliente pasando unos segundos por el café molido) y luego sirviéndolo con hielo. No, el cold brew implica que el café molido reposa durante horas en agua fría y luego se filtra, haciendo que los sabores sean mucho más concentrados. Con el cold brew obtienes una esencia de café.

Para preparar tu café cold brew vas a necesitar:

100-125 g de café molido grueso (importante que sea grueso, si no tienes molino, pídelo así en la cafetería)
1 litro de agua (temperatura ambiente)

En una jarra con tapa, deja reposando, a temperatura ambiente, el café en el agua durante 15 a 24 horas.

Transcurrido el tiempo, puedes colarlo y guardarlo en la nevera (lo puedes mantener refrigerado hasta por dos semanas).

También puedes prepararlo con la cafetera de prensa francesa: lo dejas allí reposando durante 15-24 horas y después lo filtras.

Este café es un concentrado, así que más o menos la proporción para servirlo es: una parte de este concentrado por una de agua o leche. Por ejemplo, coloca en la licuadora medio vaso del concentrado, medio vaso de leche, un poco de jarabe de caña o azúcar moreno, unos hielos y licúa hasta obtener espuma y así tendrás un café cold brew con leche

Otra alternativa es añadirle a medio vaso de cold brew, una cucharada de licor de café, medio vaso de leche de coco, revuelve bien y antes de servir coloca unos hielos.

Puedes también ponerle un toque de cold brew al carajillo.

Puedes hacer una infinidad de combinaciones con el cold brew

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Más Noticias

Más Noticias