¡Sin horno y sin huevo! Esponjosa y cremosa: Prepara la perfecta tarta de queso con Oreo

¡Sin horno y sin huevo! Esponjosa y cremosa: Prepara la perfecta tarta de queso con Oreo

Con esta receta vas a obtener una tarta tan esponjosa y cremosa que vas a preguntarte si es una tarta o un helado. Es una receta fácil de cheesecake de Oreo que toma consistencia gracias a la gelatina  

Es una receta fácil y rápida de preparar. Luego debes ponerla en la nevera durante varias horas para permitir que la gelatina actúe y le dé consistencia a esta rica tarta de galletas Oreo. La espera valdrá la pena porque queda divina y cremosa.

(Foto de portada: Foto de Pastel creado por stockking - www.freepik.es)

Es una cremosa tarta / Foto de Restaurante creado por azerbaijan_stockers - www.freepik.es

Para esta receta de la tarta cremosa de Oreo vas a necesitar:
*Corteza
24 galletas Oreo
100 g de mantequilla derretida

*Relleno
2 tazas de leche evaporada
1 cucharada de vainilla blanca (o transparente)
1 taza de azúcar
1 taza de leche
400 g de queso crema 
8 hojas de gelatina

¿Cómo se prepara?
1. Hidrata las hojas de gelatina al colocarlas en un recipiente con agua. 

2. Separa las galletas y remueve la crema (colócala en un recipiente aparte). Tritura las galletas en un procesador o licuadora, hasta que se vuelva polvo. Aparta ¼ de taza de este polvo de galletas para decorar la tarta.

Ahora mezcla las galletas trituradas con la mantequilla derretida. Cubre el fondo de un molde desmontable con esa pasta de Oreo y ponla en el refrigerador.

3. Calienta la leche, cuando esté a punto de hervir, pon las láminas de gelatina (ya escurrida) y revuelve con varillas hasta que se disuelva. Ahora añade el queso crema y remueve hasta que tengas una crema homogénea. Retira del fuego. Agrega la crema de vainilla de las galletas a la mezcla y revuelve hasta que se integren totalmente.

Ahora bate la leche evaporada, cuando empiece a elevarse agrega el azúcar y la vainilla. Cuando ya haya alcanzado una esponjosidad tipo punto de nieve, incorpórala con movimientos envolventes (para no perder el aire y la esponjosidad) a la mezcla de gelatina y queso crema, que ya debería estar un poco fría. Cuando estén integradas, vierte esta mezcla en el molde con la base de galletas Oreo y déjala en la nevera durante toda la noche.

4. Puedes decorar la tarta, luego de que ésta tenga unas horas en la nevera, colocando, encima de la tarta, la galleta pulverizada que reservaste.

Cuando quieras desmoldar, sólo debes pasar un cuchillo por el borde de la tarta para despegarla del molde.
 

Karla Sofía Espinoza

Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias