En Frío

Postre en minutos: estos alfajores rápidos te sacarán de apuros

Los llaman alfajores rápidos porque se hacen con almendras, pero en realidad son una combinación entre trufa y alfajor. Igual son divinos y merece la pena que los hagas, porque se hacen en minutos: sin horno y sin refrigeración. ¡Tienes que probarlos!  

Los llaman alfajores rápidos porque se hacen con almendras, pero en realidad son una combinación entre trufa y alfajor. Igual son divinos y merece la pena que los hagas, porque se hacen en minutos: sin horno y sin refrigeración. ¡Tienes que probarlos!  

Unas trufas deliciosas hechas con almendras es el resultado que te ofrecemos en esta receta fácil y rápida, que no va a dejar a nadie indiferente. En Europa las llaman alfajores rápidos y se brindan en celebraciones familiares.

Rebózalas en azúcar glass

Para estos alfajores rápidos vas a necesitar:

100 g de almendra molida
100 g de azúcar glass
100 g de pan rallado
75 g de agua
1 clavo de olor
20 g de canela molida
25 g de almendras granuladas

¿Cómo se preparan?
Machaca el clavo de olor hasta que lo pulverices. Luego ponlo en una olla junto con la canela, la almendra molida y el pan rallado. Mezcla todo con tus manos.

Cuando todo esté bien mezclado añade el agua y lleva la olla a fuego bajo por cinco minutos. Remueve constantemente hasta que se seque y se forme una masa compacta. Pon la masa en un recipiente aparte para que se enfríe un poco (puedes esperar unos 15 minutos).

Pasado el tiempo, a la masa le agregas el azúcar glass y la almendra granulada y procedes a amasar hasta que quede compacta, homogénea y un poco pegajosa. Déjala reposar unos 10 minutos.

Toma porciones de la masa y haz bolitas sobre una superficie espolvoreada con azúcar glass. Cuando las termines rebózalas en azúcar glass. Estos alfajores rápidos puedes servirlos inmediatamente o reservarlos en la nevera mientras esperas servirlos.

El truco: si quieres que te queden de similar tamaño, entonces divide la masa en dos o tres porciones, haz un cilindro con cada una de ellas y de ellas corta porciones de más o menos el mismo tamaño. Es más fácil calcular al “ojo por ciento” con estos cilindros. Esas porciones pequeñas cortadas son las que vas a convertir en bolitas.

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Más Noticias

Más Noticias