En Frío

Paso a paso para hacer mascarpone casero con sólo dos ingredientes

El queso mascarpone es muy famoso por ser el ingrediente primordial del tiramisú, aunque también se usa en flanes y cremas. Se distingue por ser muy grasoso (¡más que el queso crema!). Más allá de la grasa, el problema es que no está disponible en muchos lugares, y, a veces, donde se consigue, resulta muy costoso. Entonces, ¿por qué no hacerlo en casa? Aquí te mostramos una receta fácil para hacer un mascarpone casero  

El queso mascarpone es muy famoso por ser el ingrediente primordial del tiramisú, aunque también se usa en flanes y cremas. Se distingue por ser muy grasoso (¡más que el queso crema!). Más allá de la grasa, el problema es que no está disponible en muchos lugares, y, a veces, donde se consigue, resulta muy costoso. Entonces, ¿por qué no hacerlo en casa? Aquí te mostramos una receta fácil para hacer un mascarpone casero  

A veces quieres preparar una receta, pero si lleva mascarpone, entonces desistes porque no es fácil conseguir este queso grasoso. Pero no te desanimes porque puedes hacerlo en casa: todo se trata de batir y luego refrigerar para que la mezcla escurra. 

Sólo necesitas jugo de limón y crema para batir

Para esta receta fácil para hacer mascarpone casero vas a necesitar:

500 g de nata para montar o crema para batir
30 ml de jugo de limón
Y necesitarás una tela como gasa (como la esterilizada que venden en las farmacias para cubrir las heridas).

La nata o crema a usar debe ser la que contiene más materia grasa: al menos 30%. La vas a colocar en un recipiente junto con el jugo de limón y vas a comenzar a batir (lo ideal es que lo hagas con una batidora de varillas).

Después de un rato, la mezcla se habrá “cortado”: una crema con grumos, por un lado, y  agua, por otro. En ese momento, vas a pasar la mezcla a las gasas (tienen que ser una tela de más o menos 30 cm x 30 cm). Y estas gasas las debes colocar en un colador. Presiona la masa para que termine de soltar líquido.

Luego puedes colocar el colador en un recipiente, de tal manera que quede espacio en la parte de abajo para que siga escurriendo. Cubre la mezcla con la gasa y encima coloca plástico de cocina (papel film) y dejas esta mezcla en el refrigerador durante 24 horas.

Cuando saques la mezcla del refrigerador, coloca en un recipiente y bate un poco para que se ponga cremoso y ¡listo! Ya puedes usar tu mascarpone

El dato: con medio kilo de nata, salen más o menos 250 g de mascarpone.


Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Más Noticias

Más Noticias