En Frío

Helado cremoso de vainilla casero: receta fácil de una fría tentación

Esta receta rápida y fácil te permite hacer más o menos un litro de helado cremoso, que debe refrigerarse al menos 6 horas antes de consumirlo. Toma en cuenta que mientras esté en el congelador deberás sacarlo varias veces para removerlo y romper los cristales de hielo. ¡Atrévete a hacer tus propios helados!  

Esta receta rápida y fácil te permite hacer más o menos un litro de helado cremoso, que debe refrigerarse al menos 6 horas antes de consumirlo. Toma en cuenta que mientras esté en el congelador deberás sacarlo varias veces para removerlo y romper los cristales de hielo. ¡Atrévete a hacer tus propios helados!  

¿Te gustan los helados? Aquí tienes una receta fácil para hacer uno de vainilla, pero puedes ponerle el sabor que quieras: limón, fresa, naranja o almendras. También puedes rociarle un poco de sirope de chocolate o de caramelo al momento de servir.

Tienes que dejarlo en el congelador por al menos 6 horas

Para este helado cremoso de vainilla vas a necesitar: 

750 ml de leche entera
150 ml de leche evaporada
100 g de mantequilla
15 ml de vainilla
300 g de azúcar
5 yemas de huevo
1 cucharada de maicena (almidón de maíz)

¿Cómo se prepara?
Pon a calentar, en una olla, la leche entera y vierte allí la mantequilla cortada en cubitos. Revuelve bien. Déjalo a fuego bajo mientras se derrite la mantequilla.

En un recipiente aparte, mezcla con batidora eléctrica las yemas de huevo, la vainilla, el azúcar, la maicena y la leche evaporada. Mezcla hasta que quede uniforme y muy cremoso.

Ahora, vierte poco a poco esta mezcla de yemas y azúcar en la olla con la leche y la mantequilla. Bate con varillas mientras viertes la mezcla. Cuando esté todo integrado y empiece a hervir, baja la olla de la estufa y colócala en un recipiente con agua fría (como un baño de María al revés).

Sigue batiendo el contenido de la olla, mientras esta se encuentra en el recipiente con agua fría. Cuando por fin enfríe el contenido de la olla, viértelo en otro recipiente y ponlo en el congelador por al menos 6 horas. Durante ese lapso, sácalo varias veces del congelador y remueve la mezcla antes de que se congele. 

El objetivo es impedir que se formen cristales de hielo y permitir que quede súper cremoso.

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Más Noticias

Más Noticias